Actualidad

El sorprendente efecto del nuevo impuesto de matriculación

Las matriculaciones diarias se han duplicado desde que entró en vigor esta modificación impositiva el pasado día 12.

Impuesto de matriculacion

El sector de la automoción reclamaba con insistencia cambios en el impuesto de matriculación, con el objetivo de incentivar un mercado que está sufriendo con severidad los efectos de la crisis derivada de la pandemia de la Covid-19. El Gobierno de España atendió finalmente esta reivindicación y, desde el pasado lunes 12 de julio, los tramos impositivos relacionados con las emisiones de los vehículos se han modificado.

La normativa beneficia al 70% de los automóviles que se salen de los concesionarios españoles, los más populares y con emisiones de CO2 por debajo de 144 g/km, que hasta el 31 de diciembre dejan de pagar esta tasa. Previamente el límite estaba en 120 g/km, a partir del cual se abonaba a Hacienda el 4,75% del precio del automóvil. El ahorro medio para el comprador se cifra entre 800 y 1.500 euros.

El efecto de la medida no se ha hecho esperada y ha sido contundente. Según informa la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos (GANVAM), desde el 12 de julio (primer día laborable tras la publicación de la normativa en el BOE) las ventas de turismos y todoterrenos en España han pasado de un promedio de 2.000 unidades diarias a más del doble, en concreto. 4.900 matriculaciones por jornada.

La vuelta a los tramos impositivos previos al 1 de enero de 2021 ha supuesto “un empuje muy positivo para el mercado”, según la valoración de GANVAM. Gracias a ello, el sector afronta con mayor optimismo el segundo semestre del año y con el objetivo a alcanzar el millón de unidades a su finalización. Hasta la entrada en vigor de esta modificación, la marcha de las ventas se encontraba por debajo de las expectativas de los concesionarios.

En todo caso, habrá que esperar a que se estabilicen los datos para realizar una valoración más precisa de los efectos de esta medida. En estos primeros días podría haberse producido el fenómeno del desbloqueo de operaciones, aquellas que se pudieron acumular previamente y que estaban a la espera de su formalización cuando la nueva fiscalidad fuera operativa.

Por ello GANVAM se muestra prudente al respecto, apuntando más en la dirección de medidas estructurales de incentivos que meramente coyunturales. La patronal apuesta por “una estrategia a largo plazo que permita afrontar la descarbonización, máxime cuando Europa propone objetivos cada vez más exigentes”.

En concreto, su política pasa por la supresión del impuesto de matriculación para no penalizar la renovación del parque, reorientando la fiscalidad hacia las emisiones de CO2 y la normativa Euro. Una medida que permitiría “discriminar de forma positiva a los vehículos menos contaminantes”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no