Actualidad

Las 10 funciones de tu parabrisas que no conocías

Entre otros cometidos, el cristal delantero se encarga de filtrar los rayos UV y de aportar resistencia estructural a todo el vehículo

parabrisas

El parabrisas aporta protección y seguridad a los ocupantes del vehículo.

Los parabrisas de millones de vehículos soportan con más o menos dignidad los excrementos de paloma, pero, sin que muchos conductores lo noten, cumplen otras cuantas funciones fundamentales en el coche, hasta el punto de que la seguridad depende de ellos en buena medida.

Los parabrisas laminados actuales, por ejemplo, aportan hasta el 30% de la resistencia estructural del vehículo y en caso de vuelco resultan primordiales para evitar el aplastamiento inmediato del techo. También resisten la gran presión que el airbag del acompañante ejerce sobre ellos en caso de desplegarse, aparte de que influyen decisivamente en la capacidad aerodinámica del vehículo.

Tres funciones que se suman a una cuarta tan obvia como importante: la gran mayoría de la información que recibe un conductor llega a través de ellos. Deben estar siempre limpios.

Otras seis tareas del parabrisas

1. Los fabricantes de coches montan unidades cada vez más avanzadas que alojan sensores y cámaras del sistema de ayuda a la conducción ADAS, formado por la alerta de mantenimiento de carril, el control de crucero adaptativo y el sistema de mitigación de impactos. Si en un accidente se rompe el cristal, las cámaras y sensores debe desmontarse para colocarlos en el nuevo y recalibrarlos.

2. También se montan sobre el parabrisas los sensores de luz y lluvia para el funcionamiento automático de las luces y los limpiaparabrisas.

3. Otro elemento tecnológico que aporta seguridad a través del parabrisas es el Head Up Display. Este sistema proyecta información básica del coche sobre el parabrisas (velocidad, indicaciones del navegador, reconocimiento de señales…) para que el conductor pueda consultarla sin retirar la vista de la carretera.

4. Menos llamativo a la vista, pero más importante para la salud, es el hecho de que todos los parabrisas filtran más del 90% de los rayos UV para proteger los ojos y la piel de los ocupantes de las plazas delanteras. Algunos, como recuerda la empresa de sustitución de lunas Carglass, ofrecen incluso también protección térmica gracias a la lámina transparente de óxidos metálicos que integran. Su función es reflejar la radiación infrarroja, de modo que el habitáculo recibe menos calor.

Como información adicional para personas que necesiten la protección de un coche blindado, también se fabrican los parabrisas a prueba de balas. No es lo común, pero existen. Tienen espesores de entre 25 y 80 milímetros, capaces estos de resistir el impacto de proyectiles de gran calibre. Llegado el caso, el espacio del parabrisas se puede emplear como salida de emergencia: unas detonaciones hacen que este salga despedido para que los ocupantes abandonen el vehículo por el hueco recién creado.

5. El aislamiento acústico que ofrecen algunos parabrisas se traduce en una mejor concentración al volante y en mayor comodidad para el conductor y los pasajeros. Un laminado especial (no disponible en todos los modelos) reduce el nivel de ruido en el habitáculo hasta en un 30%, lo que permite conversar con menor esfuerzo. Además, limita los zumbidos de las frecuencias bajas, el ruido aerodinámico (frecuencias altas) y el ruido de la lluvia.

6. Más comodidades, en este caso para el invierno. El parabrisas térmico puede calefactarse para acelerar el proceso de desempañado y deshielo, sin que el conductor necesite utilizar una rasqueta. Una malla de hilos integrados en el cristal se encarga de transmitir el calor.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no