Actualidad

Green NCAP, el programa que evaluará la eficiencia real de los coches

Replicando a Euro NCAP en seguridad, este nuevo programa europeo pretende identificar para los usuarios los modelos más ecológicos del mercado.

Green NCAP

Las pruebas de Green NCAP son tanto en laboratorio como en circulación. / Green NCAP

Desde su puesta en marcha hace más de dos décadas, el programa europeo de evaluación de seguridad Euro NCAP se ha convertido en una referencia tanto para la industria de la automoción como para los usuarios. Cualquier lanzamiento al mercado busca obtener la máxima calificación de cinco estrellas, que avala que sus sistemas cumplen con las exigencias marcadas por el organismo. Ahora, compartiendo planteamiento e incluso con el apoyo y patrocinio de Euro NCAP, nace Green NCAP con el objetivo de auditar en su caso la eficiencia de los automóviles.

Green NCAP es un consorcio formado por diferentes Gobiernos europeos, universidades, consumidores y clubes automovilísticos que pretende promover que los coches sean menos contaminantes y más eficientes en el aprovechamiento de la energía. Su intención es ofrecer a los automovilistas una referencia estricta e independiente que les permita conocer la eficiencia de los vehículos, incluso más allá de los requisitos legales vigentes.

Cuenta con laboratorios de pruebas independientes en ocho países europeos (entre ellos España), que trabajaran para “motivar a los fabricantes a desarrollar vehículos que hagan un uso más eficiente de la energía”, además de “proporcionar claridad a los consumidores en un terreno repleto de información confusa y en un entorno marcado por las restricciones de circulación en las ciudades”, según señala Green NCAP en su presentación.

Inicialmente los ensayos se referirán exclusivamente a la propia utilización de los automóviles, pero más adelante la intención del organismo es valorar del mismo modo la energía utilizada durante la vida completa del vehículo, desde su producción hasta el reciclaje final. Todo con la intención de minimizar las emisiones contaminantes y los gases de efecto invernadero.

Green NCAP

Green NCAP promete ensayos exhaustivos e independientes.

Green NCAP se plantea recompensar a aquellos fabricantes que van un paso más allá de las exigencias legales mínimas impuestas en la Unión Europea. No desprecian estas pruebas iniciales de homologación con el protocolo actual WLTP, pero consideran que sus ensayos son complementarios para facilitar al consumidor una información más precisa al respecto. Al igual que en el caso de Euro NCAP con la seguridad, su calificación se basará en una representación gráfica de la eficiencia en estrellas, con un índice ascendente de cero a cinco de ellas.

La valoración se realizará sobre dos parámetros fundamentales, con puntuación separada para cada una de ellas de 0 a 10. Por una parte, el índice de aire limpio expresará la capacidad del vehículo para limitar la emisión de gases y partículas contaminantes a la atmósfera; por otra, el índice de eficiencia energética indicará la efectividad con la que la energía se transforma para impulsar al automóvil. Más adelante, Green NCAP aspira a controlar las emisiones de los gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso), aunque en una primera fase no realizará estas mediciones al considerar que carecen por el momento de la fiabilidad necesaria.

Green NCAP analizará los automóviles de turismo más populares en Europa y con cualquier tipo de tecnología energética, desde motores de combustión a los eléctricos pasando por los híbridos, aunque estos últimos entrarán en el programa en una siguiente fase de su implementación. También en el medio plazo se pretende facilitar información sobre la contaminación acústica, responsable de patologías como trastornos del sueño, enfermedades cardiovasculares y problemas psicológicos.

Los coches que se utilizarán en los ensayos no son facilitados por sus fabricantes. Green NCAP recurrirá a vehículos de alquiler que tengan el rodaje completado y que estén correctamente mantenidos. Se pretende así que las unidades sean similares a las que podría utilizar cualquier conductor y garantizar que no han sufrido ningún tipo de manipulación por parte de las marcas proveedoras. Los ocho laboratorios elegidos (en España, Applus+ Idiada en Tarragona) realizarán prueba en un banco de potencia y en conducción real en carretera, siempre en unas condiciones comparables que permitan la equiparación de los resultados.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no