Actualidad

La OCU pone en duda la etiqueta medioambiental de la DGT

La organización de consumidores critica que las categorías se establezcan en función de la tecnología y no de las emisiones reales de cada modelo.

etiqueta medioambiental

No todos los modelos con etiqueta ECO contaminan poco.

La Organización de Consumidores y Usuarios lanza un aviso a los conductores: no todos los coches ECO son lo que parecen. Cada vez más automovilistas se decantan por modelos de este tipo debido a las restricciones de tráfico en las grandes ciudades, a la oferta más amplia de las marcas y a una conciencia verde más extendida, pero la OCU esgrime ahora el argumento de que los turismos ECO no tienen por qué contaminar menos que los de gasolina o gasóleo.

Como premisa general, la OCU considera “un avance” el etiquetado de la DGT, pero también critica que las categorías establecidas (Cero Emisiones, ECO, C y B) solo tengan en cuenta “la tecnología del motor del coche […] y no las emisiones contaminantes de cada modelo concreto, ni su uso real”. Muchos vehículos que no cuentan con etiqueta ECO contaminan menos que otros que sí disfrutan de ella.

En concreto, la organización de consumidores pone el acento sobre los motores de gasolina de coches pequeños, menos contaminantes que muchos híbridos no enchufables. Para ilustrar el caso, el informe de la OCU compara las emisiones de modelos de un mismo grupo automovilístico, que destaca porque posee la gama más amplia del mercado de híbridos: así, un Toyota Aygo con motor gasolina (etiqueta C) contamina menos que un Lexus CT, un Toyota RAV-4 o un Lexus LS, todos ellos certificados como ECO.

El informe menciona también que los híbridos enchufables de gran potencia, como el Porsche Cayenne (distintivo ECO), emiten mucho más CO2 a la atmósfera que otros coches con etiqueta C en cuanto agotan su autonomía eléctrica. Aunque la OCU no lo indica en su análisis, esta realidad se repite con los vehículos que utilizan la microhibridación, que también se consideran ECO, a pesar de que en muchos casos sus emisiones son especialmente altas.

Escasez de ayudas

Esta organización, por otra parte, critica la escasez de ayudas gubernamentales (y el poco presupuesto que se destina a ellas) para la compra de modelos con tecnologías limpias, “lo que perjudica a los consumidores con menor poder adquisitivo”. “Es más, existe gran número de conductores que ven limitado el acceso a las grandes urbes” por no poder comprar un coche eléctrico, añade la OCU, que hace hincapié en el elevado precio de los turismos a pilas: cuestan “2.000 euros más que un híbrido enchufable, 10.000 euros más que un híbrido no enchufable y 12.500 euros más que un modelo con motor de gasolina equivalente”.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no