Actualidad

Los coches clásicos podrán seguir rodando, por carretera y ciudad

En Madrid, se permitirá la circulación y el acceso al centro de los automóviles y motocicletas con una antigüedad de 30 años o superior.

Los coches clásicos podrán seguir rodando, por carretera y ciudad

El emblemático Seat 600, entre otros modelos históricos, seguirá circulando. / seat

Los coches clásicos podrán acceder a Madrid Distrito Centro, estacionar en la calle y circular con normalidad. Son una de las excepciones a la nueva regla, que señala que a partir de 2022 los vehículos sin etiqueta ambiental no podrán rodar por la zona urbana de la capital.

La certificación de vehículo histórico la otorga Tráfico, pero es finalmente cada Ayuntamiento el que, en la práctica, autoriza la circulación del modelo en cuestión. Entre otras cosas, aquí entran en juego las Zonas de Bajas Emisiones a las que obliga, en municipios de más de 50.000 habitantes, el nuevo pacto europeo contra el cambio climático. Y de ellos y de momento, solo Madrid ha confirmado la excepción a los clásicos.

Pero, como señala FEVA, la Federación Española del Vehículo Antiguo, se espera que la medida termine extendiéndose a la mayor parte de España.  

La excepción se justifica por varias razones. Para empezar, se entiende que un coche con 30 años o más no es un vehículo de uso habitual. La normativa asociada exige también que esté en buen estado de conservación, lo que implica altos costes, y algunos seguros limitan los kilómetros anuales que se pueden recorrer.

Asimismo, estos modelos clásicos forman parte del patrimonio cultural. Un Seat 600, por citar el ejemplo más representativo a nivel nacional, fue el coche que motorizó España durante el desarrollismo de los años sesenta del siglo pasado y tiene un alto valor histórico. Y está grabado a fuego en la memoria de varias generaciones.

De vuelta a las cuestiones prácticas, en Madrid los coches de época pasada podrán circular por la autovía urbana M-30, que es el perímetro que define los límites de acceso, y llegar también al centro urbano e incluso entrar en las áreas restringidas, como el nuevo Madrid Distrito Centro, aunque en este último caso con condiciones.

Los vehículos más antiguos, que tengan 50 años o más, podrán estacionarse en la calle. Y también las motos. Pero el grueso de modelos clásicos, de entre 30 y 50 años, no podrán aparcarse en la vía pública madrileña: tendrán que ir a un parking, que puede ser, eso sí, público o privado.

Volkswagen Golf II G60, el culmen de la gama GTi de los años noventa.

Aparte del coste en mantenimiento y reparaciones que implica que un automóvil o motocicleta alcance los 30 años de vida útil (pintura completa, renovación mecánica profunda…), y los posteriores mientras se siga conduciendo, los trámites asociados a la certificación como vehículo histórico o clásico suelen rondar los 800 euros. Y por su cierta complejidad, casi siempre requieren de los servicios añadidos de una gestoría.

Las pólizas de cobertura, que son específicas, también contemplan algunas restricciones. Pero son más económicas que las de un coche de edad normal. Las limitaciones pueden ser, aunque dependen de cada compañía y seguro, limitar los kilómetros anuales (2.000, 3.000, 5.000), y, en algunos casos incluso, que el propietario debe tener a su nombre y en vigor otro vehículo más moderno.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no