Actualidad

El Mercedes Clase C 2018 apuesta por la conducción semiautónoma

La actualización de la berlina superventas se centra en la incorporación de tecnología procedente de la Clase S.

Mercedes Clase C

Apenas cambia su imagen, pero mejora su equipamiento tecnológico.

A pesar de la fiebre de los SUV, el auténtico superventas de Mercedes es el Mercedes Clase C. En su actual generación ha superado ya las 400.000 unidades vendidas, y para mantenerlo fresco y que siga atrayendo a los clientes, la marca alemana ha presentado una actualización de mitad de ciclo.

Aparentemente los cambios no son muchos, puesto que a nivel estético no hay una variación excesiva: pequeños detalles en parrilla y paragolpes, grupos ópticos que cuentan ahora con la tecnología Multibeam LED con 84 módulos por faro y dos nuevos colores de carrocería, verde esmeralda metalizado y plata Mojave metalizado.

El habitáculo permanece prácticamente inalterado, aunque la marca asegura que se han mejorado los materiales y calidades desde los niveles de acabado más bajos. Lo más destacado es el añadido como opción de un cuadro de instrumentos 100% digital en forma de pantalla de hasta 12,3 pulgadas. Eso sí, no puede unirse con la consola central como sí ocurre en otros modelos del fabricante, incluso de segmentos inferiores (el nuevo Clase A). En su lugar se puede elegir una pantalla flotante de 7 o 10,25 pulgadas.

Mercedes Clase C

Entonces, ¿dónde están las novedades? En el equipamiento y la tecnología, mucha de esta heredada de su hermano mayor, el Clase S. El sistema de Audio 20 ya puede conectarse a dispositivos multimedia externos, tiene Bluetooth y dos puertos USB; el Command Online añade navegación 3D e información del tráfico en tiempo real, hay un sistema de carga inalámbrica y de manera opcional se puede instalar un sistema de sonido de nueve altavoces con 225 W de potencia.

Además, el ENERGIZING comfort control permite elegir entre seis ambientes interiores que ajustan diversos parámetros (climatizador, iluminación, música, funciones de masaje y ventilación de los asientos… para ajustarse a los deseos del conductor.

En cuanto a la tecnología, los sistemas de asistencia que estrena le permiten realizar conducción semiautónoma en ciertas situaciones. Su sistema de cámara y radar monitoriza el tráfico hasta 500 metros por delante, así como los laterales (40 metros) y la trasera (80 metros); reduce la velocidad automáticamente al acercarse a una curva, rotonda o intersección, y el Servofreno de Emergencia Activo reduce las consecuencias de una colisión por alcance.

Respecto a los motores del Mercedes Clase C 2018, la marca todavía no se ha pronunciado.

Sobre la firma

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no