Actualidad

Panamera Sport Turismo, el futuro

Panamera Sport Turismo, el futuro

Hace tiempo que en Porsche perdieron el miedo a enfocar su tradicional deportividad en nuevos conceptos de automóvil. Les criticaron por el Cayenney se hincharon a venderlo. Les criticaron por lanzar un cuatro puertas como el Panamera, y actualmente se vende más que el 911 –17.607 frente a 28.218 el año pasado–. En un par de años llegará el SUV compacto Macan. Al ver el prototipo Sport Turismo muchos fantaseamos con la posibilidad de que fuera la base para un futuro cupé de dos puertas con motor delantero, pero no parece probable y desde la marca lo niegan rotundamente.

El caso es que el Panamera se lanzó en 2009 –en España en septiembre–, y por lo tanto faltarían al menos tres años para que llegara la nueva generación. Por tanto, parece que este prototipo adelanta rasgos del futuro Panamera, pero también es una plataforma para exponer la tecnología e-hybrid (enchufable), además de aportar nuevas ideas en cuanto a diseño exterior, funcionalidad y diseño interior.






Si el actual Panamera tiene una parte trasera con el portón muy tumbado que recuerda al 911 –con la misma entalladura de la luneta–, el Sport Turismo resulta más parecido a un familiar tradicional. No obstante sus grupos ópticos posteriores están casi calcados de la nueva generación 911 (991). También llama la atención que no lleva retrovisores sino dos cámaras cuyas imágenes se proyectan en los laterales del cuadro de mandos, que es una pantalla TFT. Esta solución se impondrá en el futura para mejorar la aerodinámica. El conductor puede elegir la información que quiere ver en la pantalla, desde el tradicional cuentarrevoluciones con el velocímetro al navegador.

Sin duda su amplitud es superior a la del Panamera –que ya es sorprendentemente buena–, siendo el nuevo coche 2 centímetros más corto. Para el jefe de diseño de Porsche, Michael Mauer, el interior de un automóvil es cada vez más importante para conquistar a los clientes: “El impulso de compra lo provoca el exterior, pero el interior debe confirmarlo”.






El estilo del puesto de conducción insiste en la consola central elevada, inspirada en el Carrera GT y usada ya por todos los modelos de la gama. No obstante, y siguiendo la tendencia actual, es un diseño mucho más limpio que el actual y con menos botones. La influencia de los smartphones es notable, porque todo se activa de forma táctil. Esto incluye el climatizador, el ajuste de los asientos o los controles para maximizar el rendimiento o bien buscar el consumo mínimo. El teléfono se puede conectar al coche para activar a distancia la climatización, que funciona mediante electricidad sin necesidad de arrancar el motor térmico.

La mecánica del Sport Turismo es una evolución de la que emplean actualmente el Cayenne y el Panamera S Hybrid. El motor V6 de tres litros sobrealimentado es igual al del Panamera S Hybrid y rinde 333 CV, mientras que el nuevo motor eléctrico alcanza 95 CV, casi el doble que el empleado en los modelos actuales (47 CV). Con el trabajo combinado de ambos propulsores la potencia total es de 416 CV, con los que el Sport Turismo puede acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos, y anuncia un consumo de 3,5 l/100 km.






La mejora en este aspecto respecto al Panamera S Hybrid actual es notable. De esta versión recordamos que, acelerando muy suavemente desde parado, puede rodar hasta dos kilómetros en modo totalmente eléctrico, y alcanzar hasta 85 km/h. El Sport Turismo supera con mucho estas cifras, al poder circular en modo eléctrico hasta 30 kilómetros, así como alcanzar 130 km/h.

Gran parte de esta mejora se debe a la nueva batería de ión-litio que emplea. Mejora con mucho a la que usan los híbridos actuales, tanto en cuanto a capacidad de almacenar electricidad como a la potencia que entrega. Al ser un plug-in hybrid –híbrido enchufable– la batería no se carga solo en las retenciones y las frenadas, sino que se puede conectar a la red eléctrica. Lleva un cargador universal válido para un enchufe doméstico y tarda en cargar unas dos horas y media, dependiendo de la instalación.

El sistema de uso normal del Sport Turismo prioriza el modo eléctrico, pero el conductor lo puede desactivar mediante un botón en el volante. No hay duda de que este tipo de coches se impondrán en el futuro, y sin perder placer de conducción. El próximo Porsche enchufable que conduciremos será el 918 Spyder de más de 700.000 euros.

 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no