Por qué cada vez hay menos coches usados a la venta… y tan caros

El sector del vehículo de ocasión se resiente también por la crisis de los semiconductores y la escasa renovación del parque.

Coches de ocasión
El mercado de ocasión también sufre por una coyuntura poco propicia.

Comprar un coche nuevo ha llegado a convertirse en una odisea. Y empieza a serlo también cuando el interés del cliente recae en uno de ocasión. El ejercicio 2021 se ha cerrado con una disponibilidad de casi 350.000 vehículos usados menos, un 27,9% por debajo de lo habitual, según los datos que maneja Green Car Monitor VO y que ha ofrecido Sumauto, portal vertical de automoción.

La explicación de semejante carencia es la de un simple fenómeno en cascada. No se matriculan suficientes automóviles por la crisis de los semiconductores, con lo cual es imposible que se produzca la renovación en sectores como el rénting o las empresas alquiladoras. Grandes compañías, que manejaban volúmenes muy importantes de unidades, que ahora deben prolongar los acuerdos de uso para satisfacer sus necesidades.

Los contratos de rénting, tanto a particulares como especialmente a empresas, se extienden más allá de los tres o cuatro años habituales. La falta de disponibilidad coches nuevos para su sustitución obliga a ello. Mientras, los alquiladores sufren el mismo problema y, en su caso, agravado, por la crisis de un turismo que no termina de remontar por las sucesivas olas de la pandemia.

Lo explica con claridad Nicolás Cantaert, director general de Sumauto: “Nunca habíamos tenido tantos compradores de coches de ocasión y tan pocos vehículos”. Una situación que se traduce en otra consecuencia lógica y frecuente ante la escasez de oferta de cualquier producto: su encarecimiento.

Encarecimiento generalizado

Todos los coches de ocasión han visto subir sus precios durante el pasado ejercicio. Los de gasolina y gasóleo cerraron el año siendo un 7,3% más caros, con un coste medio de 18.300 euros frente a los 17.000 euros de 2020.

Más gravoso incluso resultó el incremento para los vehículos denominados Eco, los que ofrecen mayores ventajas de movilidad en los entornos urbanos. En su caso el incremento alcanzó el 10,6%, para fijar un precio medio de casi 30.000 euros, con un diferencial respecto a los de combustión puros que llega al 16,4%: en 2020 la brecha entre ambas tecnologías rondaba los 9.600 euros, mientras que doce meses después se elevó hasta los 11.169 euros.

Otra evidencia de esta coyuntura anómala es la rápida salida que encuentran los coches de segunda mano de los concesionarios. En 2020, uno de combustión sin apoyo eléctrico precisaba de tres meses de media para su venta, mientras que el pasado año este tiempo se redujo un 7%; en cuanto a los Eco, con anterioridad la rotación se producía cada 81 días, siendo un 3% menos en 2021. Se trata, por tanto, del mejor momento para vender… tanto como el peor para comprar.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años he tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Más Información

Autopía: historia de la automoción en un entorno idílico
Neumáticos

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no