Actualidad

Por qué los coches de segunda mano son cada vez más caros

La escasez de coches nuevos por la falta de microchips ha contribuido a un aumento del 18% en sus precios respecto a 2020.

Coches de segunda mano

Es previsible que esta tendencia se mantenga.

La situación de la industria del motor se ha visto azotada por dos crisis consecutivas: primero la derivada del coronavirus y del confinamiento, después la producida por la escasez de semiconductores para los microchips de los vehículos. Ambas están teniendo una consecuencia colateral: el aumento sostenido de los precios de los coches de segunda mano.

Según el estudio llevado a cabo por AutoScout24 utilizando los datos recopilados en su Used Car Price Index, los vehículos de ocasión fueron en Europa un 18% más caros el pasado noviembre comparando con el mismo mes de 2020.

Esto se traduce en un aumento medio de 3.726 euros, una cantidad reseñable para un público que acude al mercado de coches usados buscando automóviles a precios más asequibles.

Los precios de los coches de segunda mano por segmento

Atendiendo a los segmentos del mercado, son los modelos de tamaño medio los que registran una mayor subida de precio, un 14%. Les siguen de cerca los coches pequeños (12%), por delante de los compactos y los de gran tamaño, con un aumento del 11% en ambos casos.

Los que menos acusan la crecida de los precios son los vehículos de lujo (10%), los SUV y los coches deportivos, los dos últimos con una subida del 8%.

Los precios por tipo de combustible

El informe también ofrece una clasificación por tipo de motorización, detallando tanto la variación porcentual de su precio como la tarifa media en la que se mueven.

Los más caros son los híbridos, que cuestan un promedio de 35.279 euros, aunque su encarecimiento del 5% no es de los más altos del mercado. El mayor aumento (un 9%) lo registran tanto los coches eléctricos –que cuestan de media 33.243 euros– como los de gasolina, con un coste de 20.405 euros. Los coches diésel, por su parte, son un 8% más caros que hace un año y cuestan 25.035 euros.  

Llama la atención que hay un tipo de vehículo que ha rebajado su precio respecto a 2020: son los coches movidos por GLP (gas licuado del petróleo), que son un 20% más baratos.

¿Cuáles son las posibles causas?

Los motivos del encarecimiento de los coches de segunda mano hay que buscarlos en el colapso de la industria del motor, algo que deriva directamente la pandemia del coronavirus. Las personas rehúyen el transporte público por miedo al virus, lo que hace aumentar la demanda de vehículos. Pero lo cierto es que actualmente no hay coches nuevos, porque la escasez de semiconductores para los chips (heredada también de los meses más duros de confinamiento) ha provocado un cuello de botella en la producción.

Esto hace que, ante la imposibilidad de adquirir un coche nuevo, porque los tiempos de espera son de más de seis meses, los potenciales compradores se vuelquen en el mercado de ocasión: como consecuencia, los precios de los coches usados aumentan.

Sobre la firma

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no