Actualidad

El Subaru BRZ madura, crece en longitud y alcanza los 230 CV

La segunda generación del deportivo muestra un diseño más sobrio y una mecánica más potente, pero no se venderá en Europa.

Subaru BRZ

El BRZ aumenta la potencia y estrena un cuadro de instrumentos digital.

Hace ya unos años Toyota y Subaru unieron fuerzas para desarrollar los GT86 y BRZ (así como el ya extinto Scion FRS), pero la llegada de una segunda generación de ambos modelos estuvo en duda durante mucho tiempo. Finalmente se confirmó su desarrollo y por fin se ha presentado el nuevo BRZ, que apuesta por la clásica fórmula de “más y mejor”, aunque sin caer en excesos.

La marca japonesa ha optado por evolucionar el diseño del modelo original, respecto al que conserva bastantes similitudes, sobre todo en lo que a proporciones y tamaño se refiere: apenas es 30 milímetros más largo y 10 milímetros más bajo, su batalla es 5 milímetros mayor y su anchura es idéntica.

Ha ganado músculo respecto a su predecesor, sobre todo en los pasos de rueda delanteros, que se alargan hasta el parabrisas, pero ha perdido algo de agresividad. Esto queda patente, por ejemplo, en el diseño más redondeado de sus faros delanteros. En el paragolpes, la toma de aire ha aumentado su anchura, mientras que en la zaga el alerón va integrado en el maletero, los pilotos son más estilizados y se mantienen dos salidas de escape en el difusor.

El habitáculo sigue siendo bastante espartano y está centrado en la conducción. Los asientos deportivos ofrecen una buena sujeción lateral, y estéticamente llaman la atención por las costuras de contraste rojas, también presentes en el volante de cuero. Como gran novedad, el cuadro de instrumentos es una pantalla digital de 7 pulgadas, que se suma a la consola de 8 desde la que se controla el sistema multimedia Subaru Starlink, compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

En cuanto al motor, el Subaru BRZ cuenta ahora con un bloque 2.4 bóxer de 230 CV y 250 Nm, lo que supone un salto sensible desde los 200 CV y 205 Nm de su predecesor. Puede asociarse a una caja de cambios manual o a una automática de seis velocidades, siempre con tracción trasera. Se desconocen sus prestaciones, pero con un peso de 1.315 kilos debería moverse con soltura.

La mala noticia es que, al contrario de su primera generación, el nuevo Subaru BRZ no se comercializará en Europa. Queda la opción, todavía no confirmada, de que el Toyota GT86 sí que lo haga.

Subaru BRZ


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no