Actualidad

Todos a 90 km/h y otros cuatro cambios de la DGT para 2019

Junto a la reducción de la velocidad en las carreteras convencionales, la DGT prevé un paquete de medidas para frenar la siniestralidad.

radares carreteras españa

Los radares estarán cada vez más pendientes de las carreteras convencionales.

Tal y como estaba previstos desde hacía semanas, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes la reducción de la velocidad a 90 km/h en todas las carreteras convencionales, donde se producen un 75% de los accidentes mortales. En todos los casos la velocidad máxima será de 90 km/h para coches, motos y autobuses, y 80 km/h para furgonetas, camiones y automóviles con remolque.

Esto termina con las diferencias de criterio, ya que en las carreteras con más de 1,5 metros de arcén (unos 10.000 kilómetros de la red viaria) el límite genérico era hasta ahora de 100 km/h para turismos y motos, de 90 km/h para autobuses y furgonetas y de 80 km/h para camiones. A estas vías es a las que afectará la modificación, reduciéndose así la diferencia de velocidad entre vehículos ligeros y los pesados.

Además de esta medida (que entrará en vigor un mes después de su publicación en el BOE), la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé otras cuatro modificaciones con el objetivo de reducir la siniestralidad en carretera, en tendencia ascendente desde 2014 (de los 1.688 fallecidos de aquel año a los 1.830 de 2017). Son las siguientes:

1. Sanciones más estrictas

Tráfico ha elaborado un anteproyecto de ley por el que modifica el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Este texto, que deberá aprobar el Parlamento, prevé castigar más duramente los excesos de velocidad en carreteras secundarias limitadas a 90 km/h. Circular a 111 km/h en esas vías supondría dos puntos menos en el carné y 300 euros de multa (esas sanciones se aplican ahora a partir de 121 km/h).

2. Utilizar el móvil

En la misma línea, conducir utilizando el teléfono móvil con la mano (para hablar o cualquier otra funcionalidad) supondrá perder seis puntos (por los tres de ahora) y 500 euros de sanción (200 en la actualidad). Esa conducta quedará equiparada a conducir borracho o drogado, negarse a hacer la prueba de alcohol o drogas, conducir de forma temeraria, superar por más del 50% el límite de velocidad o llevar inhibidores de radar.

3. Elementos de seguridad

La DGT también plantea incrementar la detracción de puntos por no llevar puesto el cinturón de seguridad, el casco o el sistema de retención infantil, que pasarán de tres a cuatro puntos menos en el carnet.

4. Cursos de recuperación

En la intención de Tráfico también está premiar a los conductores que quieran mejorar su conducta. De este modo, superar un curso de recuperación parcial de puntos sumará ocho puntos en el carnet, en lugar de los seis actuales. Además, después de dos años sin ninguna nueva infracción se recuperarán el máximo de 12 puntos. 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no