La última y creciente moda entre los ladrones de coches

Los amigos de lo ajeno tienen un nuevo objetivo: las cámaras exteriores de los vehículos más modernos y también lujosos.

ladrones de coches
La cámara trasera es de fácil acceso.

Los robos de coches son tan antiguos como los propios automóviles. Como éstos, también han evolucionado a lo largo del tiempo y, si bien la sustracción de vehículos completos es muy común, en muchos casos los ladrones prefieren atacar solo ciertos elementos valiosos a los que es más fácil darle salida. El nuevo objetivo de los cacos son las cámaras exteriores de los coches.

Los vehículos han continuado en los últimos años con su esperable evolución tecnológica, lo que ha hecho que se democraticen tecnologías que antes estaban reservadas solo a modelos de lujo o premium.

Las cámaras son el mayor ejemplo de ello, puesto que muchos modelos generalistas disponen de ellas para facilitar maniobras como las de aparcamiento o para que actúen en conjunto con sistemas de asistencia a la conducción, como la alerta de tráfico trasero cruzado.

Se trata de un dispositivo que está bastante expuesto, normalmente encajado en una pieza de plástico en la carrocería, y, por tanto, al que es relativamente fácil acceder. Es por ello que los ladrones han fijado en él su objetivo, con una nueva oleada de robos que lo tienen como protagonista.

Ya está ocurriendo en Reino Unido, concretamente en Londres, donde en los últimos meses se han reportado múltiples casos que, curiosamente, tienen en su mayoría como objetivo modelos de la marca BMW. El fabricante premium, como otros rivales de su categoría, tiene cámaras de gran calidad que, aparentemente, están bastante solicitadas en el mercado de segunda mano clandestino.

delincuente

Un robo sencillo

La relativa sencillez con la que se puede sustraer anima a los ladrones a dar el golpe, normalmente de noche, cuando en cuestión de minutos pueden acometer la operación y retirarse sin mucho riesgo.

A la mañana siguiente, las víctimas se encuentran con que, al poner la marcha atrás, en la pantalla del salpicadero no se ve nada, solo un rectángulo negro, y al comprobar el motivo se dan cuenta de que les han quitado la cámara. Pero el mal trago no acaba ahí, puesto que, al ir a reponerla en el taller de su marca, el montante ronda los 1.000 euros.

Esto ha hecho que en algún caso los afectados hayan optado incluso por tapar el agujero y no poner un nuevo dispositivo, por temor a que se le vuelvan a robar.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Mario Herráez

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Lleva una década dedicándose al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.

Más Información

inhibidor señal coche
Barnacle antirrobo

Archivado en

·

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no