Conducir

Por qué no dejan de aumentar las averías a pie de carretera

El Barómetro de Averías del RACE señala un incremento de casi un 18% en las atenciones ‘in situ’ respecto al año anterior.

averías

Las averías en la carretera creen año tras año.

Pasan los años y el problema se repite: la falta de mantenimiento, el constante aumento de la edad media del parque automovilístico y la escasa inversión en infraestructuras son los principales motivos de la existencia de averías en la carretera, y las cifras resultan cada vez más preocupantes. A esta conclusión llega el Real Automóvil Club de España (RACE) tras publicar los datos del Barómetro de Averías 2018, en el que destaca un notable incremento de atenciones in situ.

La muestra se reduce a sus clientes o socios, pero aun así es suficientemente representativa porque el RACE atendió a 1,7 millones de conductores durante 2018, un 17,7% más respecto al año anterior. Analizados estos expedientes, el club automovilístico observa que las incidencias con las baterías siguen causando el mayor número de problemas en los vehículos, muy por encima de los neumáticos, que registran un aumento del 30% respecto a 2017.

Con menor peso, para completar la lista de 10 causas más frecuentes de atención en la carretera, aparecen los accidentes de tráfico; los fallos en el motor; las averías de la bomba o los inyectores diésel; los problemas con el alternador; las averías del disco y el cable del embrague y, por último, los fallos de la caja de cambios manual.  

Las cuatro atenciones más habituales*

Batería. El RACE atendió el año pasado 198.785 casos relacionados con las baterías, un 17,6% más que en 2017. Se trata del problema más habitual en la carretera, con gran diferencia sobre el resto. Muchos conductores no prestan atención a este elemento, que sufre un desgaste muy acusado con el paso del tiempo.  Las baterías tienen una vida útil limitada, que no suele sobrepasar los cinco años. Si la de tu coche ya se acerca a su final, conviene verificar su estado en el taller.

Neumáticos. Las averías relacionadas con los neumáticos alcanzaron las 123.754 (un 30% más). Unas gomas en mal estado comprometen enormemente la seguridad, así que resulta obligatorio vigilar siempre la profundidad del dibujo y su estado general. Si el neumático está cuarteado o deformado por el uso excesivo será mucho más fácil que pierda adherencia o que sufra un reventón.

Motor. Cualquier componente del motor cabría en este epígrafe señalado por el RACE, que contabiliza 54.657 intervenciones, un 13,7% que en el periodo anterior. La principal recomendación es un mantenimiento adecuado (respetar los plazos de las revisiones, cambiar el aceite a tiempo, vigilar el líquido refrigerante…), además de realizar una conducción que no suponga un castigo para el coche (abusar del embrague, subir demasiado de revoluciones…).

Bomba / Inyectores diésel. Los elementos encargados de alimentar el propulsor son también propensos a estropearse (32.404 casos, un 9% más). Al margen del deterioro por el uso a lo largo del tiempo, la principal causa de los fallos en ambos componentes está relacionada con un combustible de baja calidad y con apurar el depósito antes de repostar: la bomba tendrá que trabajar más para absorber el combustible y en el fondo se pueden formar sedimentos que se trasladarán al sistema de inyección.

Coches viejos y malas carreteras

El constante incremento de asistencias de carretera del RACE encuentra su primera causa en la media de edad del parque automovilístico, que cuenta con más de 12 años. A esto hay que sumar el mal mantenimiento general que los usuarios le dispensan a sus vehículos, especialmente a la hora de ser puntuales con las revisiones periódicas y de asegurarse del buen estado del coche antes de realizar un desplazamiento largo por carretera. Por último, la falta de inversión en infraestructuras y el mal estado de algunas carreteras causan también que se acorte la vida útil de muchos de los componentes mecánicos del coche.

*El RACE incluye en la tercera posición de la lista las averías causadas por los accidentes de tráfico (55.184, un 20,4% más), pero se trata de problemas imprevisibles que no tienen que ver con una negligencia mecánica por parte del conductor.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no