Conducir

El invento que salva los turismos de las inundaciones

Una ingeniera norteamericana ha ideado una bolsa hermética, asequible y muy sencilla de utilizar, que protege los automóviles de las riadas.

El invento que salva los turismos de las inundaciones

La funda envuelve el coche, lo aísla y permite incluso que flote temporalmente. / ClimaGuard

Rahel Abraham se quedó sin coche tras el paso del huracán Harvey, que asoló Texas (EE UU) en 2017. El agua lo inundó todo y anegó viviendas y enseres, incluyendo su vehículo.  

Entonces decidió dejar su trabajo y fundar la startup ClimaGuard, una compañía para ayudar a sus vecinos y compatriotas a protegerse de las inclemencias climatológicas y preservar lo mejor posible sus pertenencias de la devastación. Sobre todo, los automóviles, que, si permanecen durante un tiempo sumergidos en el agua y el lodo, aunque sea parcialmente, pueden dañarse de forma irreparable.  

Aprovechando su experiencia como ingeniera en el sector energético, Rahel Abraham diseñó una funda de material ligero y resistente que se cierra herméticamente para mantener secos los automóviles en caso de inundación, haciéndoles incluso flotar si el nivel del agua sube mucho. 

El sistema de protección se denomina Temporary Protective Enclosure o cobertura de protección temporal, en español, y tiene el tamaño de una bolsa de deportes.

Cuando se necesite utilizarla, basta sacarla de la bolsa y desplegarla para envolver al vehículo. Según la compañía, puede hacerlo una sola persona y en pocos minutos. La funda cierra de forma hermética y dispone de cinchas para asegurar el coche e impedir, por ejemplo, que lo arrastre una riada.

Se puede utilizar tanto en aparcamientos exteriores como subterráneos, y la empresa garantiza que la bolsa es eficaz con profundidades de agua de hasta 91 centímetros.  

La funda por el momento solo está disponible en EE UU y se ofrece en tres medidas, adaptables a coches compactos, medianos y grandes, con un máximo de cinco metros de longitud.

El precio varía según el tamaño, de 399 a 479 dólares (340 a 400 euros), una inversión muy razonable ante la perspectiva de quedarse sin coche, sobre todo si no se dispone de un seguro específico para este tipo de siniestros, que suele ser muy poco frecuente.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no