Motos con placas solares para los agentes de movilidad de Madrid

Trece unidades del escúter Silence S02 se incorporan a la flota del cuerpo.

Motos con placas solares para los agentes de movilidad de Madrid

Los escúteres, en la madrileña plaza de Cibeles.

El Ayuntamiento de Madrid ha adquirido trece unidades del escúter eléctrico Silence S02 para la flota del cuerpo de agentes de movilidad de la ciudad. La entrega de los vehículos se ha realizado hoy en presencia de Inés Sabanés, delegada del Área de Gobierno de Medioambiente y Movilidad del Consistorio, que ha explicado la estrategia municipal al respecto: “El objetivo es acercar nuestra flota de vehículos a las emisiones cero, en una lucha constante contra el cambio climático y la contaminación acústica. Estas motos son ideales para el cometido que se les asigna y su coste de mantenimiento es un 30% inferior”. La compra de los vehículos ha supuesto una inversión de 113.256 euros.

El modelo elegido de la marca Scutum ha sido concebido específicamente para las fuerzas de seguridad, con un equipamiento que incluye elementos como tres baúles (dos laterales y uno trasero), un carenado delantero especial, sistema de luz y sonido, megafonía, mástil de sirena… Además, en el caso de las unidades que utilizarán los agentes de movilidad de Madrid se ha instalado una innovadora solución de recarga mediante un panel solar ubicado sobre el baúl posterior que da servicio a los equipos de emergencia del vehículo, con lo que su funcionamiento no afecta a la autonomía. Las placas fotovoltaicas tienen un consumo de 12W al día, que con una media de ocho horas diarias de sol aportan alrededor de 96Wh diarios, suficientes para recargar la batería auxiliar que abastece a luces y sirena. La batería adicional, que recibe la carga del panel fotovoltaico, es un sistema paralelo, aislado y autosuficiente.

Baúl

La placa solar ubicada en el baúl posterior.

El S02 es capaz de recorrer hasta 100 kilómetros, una distancia suficiente para el servicio diario de los agentes, según afirman los responsables municipales, con un coste de sólo 0,7 euros. Su velocidad punta es de 80 km/h, admite un peso máximo autorizado de 175 kilos (conductor y carga), dispone de marcha atrás para facilitar las maniobras y cuenta con tres modos de utilización (City, Sport y Eco).