Motos

BMW apunta a la línea de flotación de Harley

La marca alemana lanza dos versiones de la R 18 destinadas a competir directamente con los icónicos modelos estadounidenses.

BMW

Las dos nuevas versiones de la BMW R 18, más ruteras que nunca. / BMW

BMW quiere replicar el éxito de sus populares motos trail en el segmento de las cruiser y las grandes ruteras de estilo típicamente americano. El lanzamiento de la R 18 así lo constató, incluyendo el desarrollo de un motor bóxer exclusivo para esta gama, el de mayor cilindrada jamás salido de su línea de producción con nada menos que 1.802cc.

Con semejante despliegue resultaba evidente que su oferta seguiría creciendo. Tras la R 18 de lanzamiento apareció la R 18 Classic con maletas laterales y parabrisas, una oferta que BMW Motorrad ampliará en las próximas semanas (la fecha de su comercialización en España aún no se ha definido) con dos nuevas versiones igualmente viajeras: la R 18 Transcontinental y la R 18 B.

Se trata de modelos que apuntan directamente a la línea de flotación de Harley-Davison, la marca dominante en este segmento y que dispone en su familia de propuestas correspondientes como la Ultra Limited y la Street Glide.

La marca alemana se presenta así como alternativa en un mercado dominado por los americanos que, si bien no es de un volumen de unidades significativo, aporta rentabilidad al tratarse de motocicletas de alto precio: más de 30.000 euros en ambos modelos de Harley y posiblemente similar en el caso de BMW, que por el momento no ha comunicado sus tarifas.

Dos variantes del mismo concepto

Las dos nuevas R18 comparten muchos elementos estructurales, mecánicos y de equipamiento, pero con matices en su filosofía rutera. La Transcontinental llega para satisfacer a los viajeros más ambiciosos, con un carenado delantero con pantalla alta, protectores aerodinámicos, faros auxiliares, maletas laterales de fibra y baúl trasero de 48 litros de capacidad; mientras, la B (de bagger, por la denominación de este estilo en inglés) se presenta como una moto más esencial y minimalista, con una pantalla baja, sin el baúl posterior de carga y con el motor acabado en negro mate.

Comparten, eso sí, el poderoso motor de dos cilindros enfrentados de 1.802cc, que entrega 91 CV de potencia y unos valores de par excepcionales (150 Nm constantes entre 2.000 y 4.000 rpm). Un propulsor que reclama su protagonismo en el conjunto de las R 18, por su imponente presencia dentro del bastidor tubular de acero, solución clásica en el desarrollo de los chasis por parte de BMW.

A esta estructura metálica se ancla una horquilla telescópica delantera y un monoamortiguador posterior como elementos de suspensión, en ambos casos sin posibilidad de regulación de forma “deliberada”, según explica el fabricante, al realizarse esta tarea de manera automática en función de la carga. En cuanto a la frenada, importante en motos de estas dimensiones y peso, se confía a dos discos delanteros y otro posterior, por supuestos con un sistema antibloqueo de última generación.

Electrónica y conectividad

Como no podía ser de otro modo en productos avanzados de un fabricante premium como BMW, las nuevas variantes de la R 18 disfrutan de las últimas soluciones en electrónica y conectividad. Por ejemplo, disponen de control de velocidad de crucero de serie, que opcionalmente ofrece el mantenimiento de la distancia con el vehículo que precede a la moto. No falta tampoco la iluminación LED, tres modos de conducción, marcha atrás, llave remota o el asistente de arranque en pendiente.

BMW

El puesto de conducción de las nuevas R 18.

La instrumentación es otro de los elementos más destacados de las nuevas R 18. Combina cuatro clásicos relojes analógicos con una pantalla TFT en color de 10,2 pulgadas que se destina a ofrecer una mayor información y a funciones de entretenimiento, conectividad y navegación. Como complemento, cuentan con un sistema de sonido Marshall, dotado de altavoces de dos canales integrados en el carenado, pudiéndose ampliar de forma opcional a un equipo más potente con cuatro altavoces, dos subwoofers y 280 vatios en total.

Son características todas, por tanto, que se alinean de forma evidente con su competencia directa de Harley, hasta ahora protagonista prácticamente en solitario (con una participación residual de Indian) en el segmento de las grandes turísticas de estilo americano. Un rival duro de pelar, sobre todo considerando el enorme potencial de BMW con su plan de financiación Select, que facilita el acceso de estos productos de elevado coste a un mayor número de compradores.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no