Motos

Kymco Ionex, la solución global de la moto eléctrica

La marca taiwanesa introduce un sistema de pequeñas baterías extraíbles, disponibles en una red automática de suministro, que acaba con el problema de la autonomía limitada.

Kymco Ionex

Los expendedores de baterías garantizan siempre kilómetros de autonomía para la moto. / KYMCO

Allen Ko, presidente de Kymco, ha presentado el plan Ionex para Europa. Se trata de un revolucionario planteamiento del escúter eléctrico que pretende establecer un servicio de movilidad de cero emisiones y especialmente enfocado a las flotas comerciales y de vehículo compartido. Con su ambicioso proyecto, la marca taiwanesa prevé vender 500.000 motos de este tipo en los próximos tres años.

La transición hacia la movilidad eléctrica da un importante paso con Ionex, pues introduce un nuevo sistema de pequeñas baterías extraíbles que estarán disponibles en una red automática de suministro y que acaba con el problema de la autonomía limitada de las motos eléctricas y los lentos periodos de recarga. El plan Ionex ya está operativo en Taiwán, donde se han previsto 2.000 intercambiadores de baterías completados en 2019 y 30.000 puntos de carga compartida en 2020.

¿Cómo funciona?

Los nuevos escúteres eléctricos de Kymco conformarán en breve un gama de 10 diferentes modelos, personalizados según el uso al que se destinen: reparto o mensajería, flotas compartidas y particular. Y con el plan Ionex el fabricante quiere convertirse en el primer proveedor “todo en uno” de este nuevo tipo de movilidad.

La innovación más importante de estos vehículos es que disponen de una batería integrada (alimentada siempre por las extraíbles), que aporta una autonomía inicial de 50 kilómetros, pero también alojan otras dos inteligentes y extraíbles, de 5 kilos de peso y 35 kilómetros de autonomía cada una que pueden recargarse en los intercambiadores o mediante cargadores domésticos o portátiles de carga rápida). Además, en el cofre bajo el asiento pueden transportarse otras tres baterías extraíbles cargadas, con lo que la autonomía total alcanza los 200 kilómetros. Kymco garantiza cinco años la batería integrada y de 10 para el motor del escúter.

Kymco Ionex

Los expendedores de baterías portátiles del plan Ionex. / KYMCO

La otra gran aportación de Ionex a la movilidad eléctrica es el sistema de recarga y distribución de las baterías inteligentes. El plan contempla la creación de la red de recarga más extensa del mundo y que se extenderá por 20 países.

Los clientes accederán a las baterías en régimen de alquiler y tendrán acceso a los expendedores mediante un código cuando necesiten una o varias baterías cargadas. Estos intercambiadores de baterías serán de diferentes tamaños, diseño y potencias según estén ubicados en la vía pública, empresas o recintos comunitarios.

Allen Ko, presidente de Kymco. / KYMCO

Transporte de mercancías limpio de emisiones

Durante el pasado Salón del Automóvil de París, Kymco presentó tres nuevos modelos englobados en Ionex Commercial. De los 150 millones de escúteres que circulan actualmente por el mundo, cinco millones son utilizados para el transporte de mercancías. Esta actividad requiere un uso bastante más exigente y una frecuencia de reposición más frecuente. El menor coste de mantenimiento y las ventajas ecológicas del escúter eléctrico son para Kymco los principales argumentos para que las empresas comerciales y de movilidad reconduzcan sus flotas hacia la electrificación.

Cada modelo está pensado para un uso concreto: el Like EV, específico para uso compartido; el Carriy EV, destinado al transporte en almacenes o fábricas y el Tube EV, que se adapta a los servicios de entrega rápida a domicilio gracias a su gran cofre posterior. Estos tres nuevos modelos se suman a los ya conocidos Many 110 EV y Nice 100 EV destinados al uso particular.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no