Motos

Kymco Xciting S 400, una propuesta tan equilibrada como convincente

Su cuarta generación destaca por el diseño, pero además se renueva por completo, con un motor más potente y un mejor comportamiento.

Kymco Xciting S 400

Se desenvuelve con soltura en ciudad, autopista y carreteras secundarias.

Es previsible que un modelo nuevo sea mejor que su predecesor. Cuando además se trata de un lanzamiento clave en el segmento en el que precisamente más flojea una marca, incluso tiene más relevancia. Es algo que en Kymco tenían muy claro: con un posicionamiento realmente bueno tanto en entre los escúteres de 125cc (el de mayor volumen del mercado) y una situación similar en el de más de 500cc (el AK 550 se ha manifestado como un rival que mira de frente al todopoderoso T-Max), era en ese segmento intermedio donde necesitaba un representante de nivel, papel que el nuevo Xciting S 400 quiere asumir.

Se trata ya de la cuarta generación del modelo,  presente en el mercado desde 2005, tiempo más que suficiente para entrar en una etapa de madurez, como apuntan desde la marca, algo que demuestran los numerosos avances que ha conseguido.

Ya está disponible en el mercado español con un precio de 6.399 euros que incluye el seguro a todo riesgo durante un año y el impuesto de matriculación.

Diseño anguloso

Empezando por lo obvio, la evolución en el diseño es notable: su imagen entra por los ojos, está inspirada en el Origami (papiroflexia de origen japonés), algo que queda patente es sus angulosas formas, los pliegues y el agresivo frontal. Incluso se pone más de manifiesto gracias al acabado de pintura mate para los dos únicos colores disponibles: Azul Cosmos y Negro Fulgor.

Sus atléticas proporciones buscan un punto de equilibrio que pueda resultar cómodo para pilotos de las tallas más variadas posibles. Mide 2.190mm de largo, 1.570mm de los cuáles corresponden a una distancia entre ejes que ayuda a darle aplomo y estabilidad; su altura llega a ser de 1.389mm gracias a una pantalla delantera ajustable y que en posición alta ofrece bastante protección incluso para usuarios de más de 1,80 metros de estatura; y el asiento se sitúa a 805mm del suelo, por lo que es bastante accesible. A esto hay que sumarle un peso en seco de 213 kilos.

La más potente de su clase

Esta ajustada cifra en la báscula, sumada a que cuenta con el motor más potente de su categoría, hace que también ofrezca el mejor ratio peso/potencia del segmento (5,3 kg/CV). Y es que Kymco ha puesto mucho empeño en el propulsor: el de su predecesor ya destacaba en este aspecto, pero el nuevo ha conseguido subir hasta los 35,53 CV y los 38,4 Nm de par máximo, mejorando además la entrega de potencia, que es menos brusca y más progresiva, mostrándose bastante lleno en prácticamente cualquier situación.

Pero la ingeniería aplicada al bloque no solo es en favor del rendimiento, también de la eficiencia: cumple con la normativa Euro 4 y ya está preparado incluso para el exigente Euro 5 que entrará en vigor en 2020, con unas emisiones de CO2 de 88,4 g/km de CO2, un 77,5% de lo que está permitido. En el proceso, además, se ha conseguido un consumo de solo 4,2 l/100 km y una rumorosidad prácticamente nula.

Kymco Xciting S 400

Parte ciclo mejorada

La posición del motor y su soporte se han rediseñado para que encajen mejor, el sistema de frenos monta dos discos radiales de 280mm en la rueda delantera y de 240mm en la trasera, con el sistema ABS Bosch 9.1. La horquilla delantera tiene barras de 41mm de diámetro y un recorrido de 110mm, se ha ajustado su dureza para que transmita unas sensaciones más dinámicas, aunque como contrapartida en badenes y baches voluminosos filtra algo menos los impactos; y, por último, se ha rediseñado el manillar para mejorar el control y dejar a la vista el cuadro de instrumentos.

Más tecnológica

Uno de los platos fuertes del Xciting S 400 es que, tras el AK 550, es el segundo modelo de marca que está conectado y cuenta con el sistema de navegación Noodoe Navigation, que muestra en la pantalla central (a la izquierda el cuentakilómetros es analógico y la derecha una pantalla TFT con datos como el nivel del depósito o la temperatura del motor.  Además, se puede disponer de navegación GPS mediante la misma aplicación para móviles.

Kymco Xciting S 400

Toma de contacto

Para poner a prueba el modelo, Kymco organizó una ruta en los alrededores de Antequera (Málaga). El trayecto, de unos 150 kilómetros, combinaba tramos de autopista con reviradas carreteras secundarias y de montaña, para llegar a parajes tan espectaculares como el Torcal de Antequera.

Vaya por delante que el escúter rindió realmente bien en todas las circunstancias, más exigentes que las habituales de un usuario medio, pues su entorno natural es el urbano con algún desplazamiento por carretera no tan exhaustivo.

El Xciting S 400 no tiene ningún problema para circular con brío en carretera e incluso en autovías a velocidades legales. Se muestra bastante estable en tales situaciones (pese a que no será la velocidad a la que circulen sus usuarios) sin hacer ningún extraño.

También sale entonces a relucir su motor y su entrega de potencia, que es muy constante en un amplio rango de revoluciones, por lo que no le cuesta llevar a cabo recuperaciones. En ciertos momentos en los que, por circunstancias del tráfico, había que dejar de acelerar, podría parecer que después le costaría recuperar la velocidad de crucero, pero nada más lejos de la realidad.

Cabe señalar que la rumorosidad del motor es mínima, por lo que queda enmascarada a poco que haga algo de viento. Tampoco genera vibraciones excesivas, así que ofrece la sensación de circular a menor velocidad de la real, incluso por encima de los 100 km/h. Y en carreteras secundarias e incluso en puertos de montaña las reacciones del nuevo escúter taiwanés fueron convincentes.

El  Xciting S 400 tolera rodar a ritmo bastante elevado, pudiendo apurar en las frenadas gracias al completo sistema de frenos que monta y, aunque en las más apuradas más agresivas el chasis podía llegar a verse algo comprometido, lo cierto es que finalmente digiere sin problemas la mayoría de las maniobras, mostrándose como un conjunto muy equilibrado. Eso sí, en ABS puede llegar a ser algo intrusivo en las frenadas más fuertes, provocando que la moto alargue las distancias de detención en ciertas situaciones. A la hora de abrir gas al salir de la curva, su entrega de potencia progresiva pero briosa transmite sensaciones gratificantes.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no