Motos

Las mejoras del Honda Scoopy, el escúter más vendido

La quinta entrega del modelo estrena motor, corre más, gasta menos y suma mayor capacidad de carga y nuevos detalles de equipamiento.

Honda Scoopy 2020

El Honda Scoopy 2020 ofrece una autonomía teórica superior a 320 kilómetros.

El Honda Scoopy es un auténtico referente entre los escúteres ciudadanos de rueda alta (16 pulgadas), porque ha dominado el mercado europeo casi desde su lanzamiento en 1984. Y a partir de entonces ha vendido más de un millón de unidades y se ha mantenido en el podio comercial durante 17 temporadas.

En esta entrega 2020, la quinta de su historia, Honda refuerza sus atributos, afina su diseño, amplía el espacio de carga y, sobre todo, estrena un motor a la última que aumenta las prestaciones, reduce el consumo y ajusta al mínimo las emisiones.

El precio sube hasta 3.800 euros, 160 más, pero parece poco para todas las mejoras que recoge. Las formas de la carrocería son ahora un poco más afiladas, el faro delantero ha pasado a la parte baja del escudo y la instrumentación digital, otra novedad, consta de doble pantalla e integra ordenador de viaje.

El sistema de arranque sin llave Smart Key se mantiene y puede sumar, por 190 euros, la opción de apertura remota del baúl trasero. Debajo del asiento del Honda Scoopy se gana capacidad de almacenaje, hasta un 55% más que antes, y cabe sin problema un casco integral y algún otro bulto más. También lleva luz de cortesía y una toma USB que permite, por ejemplo, recargar el móvil.

Llanea a 100 km/h con soltura

La posición a los mandos, cómoda y natural, remite ya a la saga Scoopy. Al arrancar, el nuevo motor apenas vibra ni suena, y la discreción es casi total. Pero basta iniciar la marcha para apreciar otra personalidad diferente. El propulsor tiene ahora cuatro válvulas y muchas mejoras técnicas internas, y los avances se notan al acelerar.


Al salir de los semáforos se deja atrás el tráfico con mucha mayor facilidad, y además la mecánica funciona con una suavidad y finura de transmisión que lo convierten en el mejor de su categoría. En tramos interurbanos o vías rápidas de circunvalación, el Honda Scoopy cumple con creces, rueda con seguridad y sorprende su capacidad para llanear sin ningún agobio a 100 km/h sostenidos, algo poco habitual entre estos escúteres. Y si se apura a fondo el motor y el terreno es llano, puede llegar a 120 km/h, aunque solo resulta recomendable hacerlo de forma puntual y no plantearse esa velocidad como ritmo de crucero sostenido.

Las suspensiones hacen bien su trabajo, otorgan confianza y seguridad, aunque la trasera, algo dura, le resta un poco de confort y constituye casi el único aspecto discutible. El motor incluye sistema Idling Stop, se apaga solo en los semáforos y vuelve a arrancar automáticamente al girar la piña del gas.

El consumo se queda en unos dos litros cada 100 kilómetros, y la autonomía teórica, con los siete litros del depósito, permite alcanzar 320 kilómetros. La frenada se muestra también eficaz y, aparte de que el Honda Scoopy 2020 se detiene con solvencia, el ABS resulta poco intrusivo y solo aparece cuando se le necesita. Y, a pesar de sus 12,3 CV, monta control de tracción, que puede parecer excesivo, pero que se agradece al acelerar sobre alcantarillas, pisos de adoquines o rejillas del metro mojadas.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no