Motos

Xubaka, una moto eléctrica que solo pesa 60 kilos

Con un motor de 4 kW, en Europa se venderá limitada para equipararse a los ciclomotores y así poder conducirse sin carnet.

Xubaka

La imagen de la Xubaka la distingue de otros ciclomotores eléctricos.

Las motos eléctricas se postulan como una de las soluciones de movilidad urbana más prometedoras, lo que anima a que cada vez más compañías presenten modelos de esta categoría. La última es el modelo Xubaca, un escúter que en Europa se venderá como ciclomotor a partir de 5.900 euros.

Resulta llamativa por su peculiar diseño, de corte retro y con ciertas similitudes con las bicicletas, algo que queda patente en el formato de su cuadro, fabricado en una aleación de acero, cromo y molibdeno..

El Xubaca cuenta con una estructura minimalista (pesa solo 60 kilos), con unos neumáticos de perfil ancho, guardabarros metálico, un único faro redondo delantero y un manillar que, de nuevo, recuerda al de una bicicleta. Dispone de un sencillo cuadro de instrumentos que se puede complementar colocando debajo un móvil para, por ejemplo, ejercer las funciones de navegador. Es uno de los múltiples accesorios que se ofrecen para la Xubaka, al que se suman diversas superficies de carga o un enganche para transportar tablas de surf.

Otra de las peculiaridades de las que hace gala el ciclomotor es que, mientras que la suspensión delantera está formada por una horquilla convencional, no tiene una al uso en la rueda trasera. El modelo integra simplemente un amortiguador bajo el asiento del piloto, pero no del copiloto, por lo que su confort de marcha se verá probablemente perjudicado.

Una autonomía de hasta 80 kilómetros

En la parte inferior del cuadro va ubicada la batería de 48V y 28Ah que, por el momento, es una convencional de ion-litio. La compañía planea cambiarla por una de iones de sodio. En todo caso, se puede desmontar para cargarla con mayor facilidad en cualquier sitio, proceso que lleva a cabo en solo cuatro horas utilizando cualquier toma de corriente doméstica convencional.

La pila alimenta un pequeño motor de 4 kW de potencia (5,5 kW en momentos concretos), lo que le permite alcanzar velocidades de hasta 80 km/h. En Europa, no obstante, se va a limitar su punta a 45 km/h para equipararla a un ciclomotor de 50cc y así poder comercializarla para que se conduzca sin carnet.

Su autonomía es de entre 60 y 80 kilómetros, dependiendo del tipo de trayecto que se lleve a cabo, y cuenta con un sistema de frenada regenerativa que permite recuperar hasta el 14% de la energía y así aumentar su alcance.

Xubaka

Sobre la firma

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no