Opinión

La hora de los eléctricos

Los 100 millones de euros del Plan Moves II se completan con otros 300 para infraestructuras de carga y electrificación de flotas públicas.

La hora de los eléctricos

Un modelo de baterías en recarga. / VW

No es el final del camino, más bien solo el principio, pero nos acerca a lo que están haciendo nuestros socios europeos de referencia para reducir las emisiones del transporte y en particular del automóvil, y ayudar a frenar el cambio climático. Es lo que supone el Plan Moves II y su dotación de 400 millones de euros, que dan el pistoletazo de salida a la popularización de los vehículos eléctricos. Aunque se esperaba hace tiempo, llega quizás en el momento más oportuno y eficaz, con el viento a favor del temor al frenazo económico de la Covid-19. Pero, sobre todo, cuando las marcas empiezan a atisbar unos costes más competitivos en sus modelos a pilas.

Los 100 millones de euros en incentivos a la compra de coches electrificados, sean híbridos enchufables (PHEV) o 100% eléctricos (EV), pueden impulsar las ventas de 25.000 a 35.000 unidades. Y si se mantienen en todo 2021 podrían copar el 3,5% del mercado español según ANFAC, y hasta el 4% según Marco Toro, director de Nissan en España.

Sin embargo, a pesar de la importancia de las cifras, lo más reseñable del Moves II es su planteamiento 360º, porque incluye tres partidas más que resuelven las principales ineficiencias de la electrificación del transporte en España. Así, hay otros 100 millones para ayudas a flotas de organismos públicos que permitirán electrificar la Administración.

Otros 100 millones para apoyo a infraestructuras, que irán sobre todo a supercargadores de autopistas, un punto negro y pieza clave para paliar las limitaciones de autonomía que presentan aún los modelos eléctricos, apenas 400 kilómetros en los mejores. Por último, hay unos 100 millones de euros más de las Comunidades Autónomas para apoyar las prioridades de cada territorio.

La diferencia con anteriores planes, más anecdóticos que prácticos, puede poner por fin a España en la rampa de lanzamiento del coche eléctrico. Pero sin duda reforzará la posición de la industria nacional para seguir adjudicándose los modelos de baterías del futuro, un proceso que apenas acaba de empezar.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no