Hyundai Ioniq 6, un eléctrico que no provoca indiferencia

La marca coreana añade un miembro más a su gama sin emisiones con una berlina que rompe moldes en varios aspectos.

Hyundai Ioniq 6

Hyundai se ha convertido en una de las marcas protagonistas en el mercado español por la constante evolución de sus automóviles, un privilegio que quiere conservar en el entorno cambiante de la movilidad eléctrica. Y lo reafirma con el lanzamiento del Ioniq 6, una berlina de generosas dimensiones que llega para acompañar al Ioniq 5 y precede al Ioniq 7, otro coche grande pero en su caso en formato SUV.

El Ioniq 6 ya admite pedidos en tres diferentes variantes, con precios de 49.600 euros para la básica en rendimiento y batería, 58.010 euros para la intermedia también con tracción trasera y pila más grande y 66.360 euros para la superior de mayor potencia y capacidad energética.

Interesante resulta que la primera de ellas se puede beneficiar de las ayudas del Plan Moves III, que llegan a los 7.000 euros, a los que se pueden añadir otros 1.200 euros de promoción de la marca y 1.200 euros más en caso de contratar la financiación de Hyundai.

Con estas cantidades se accede a un eléctrico en formato familiar, con una carrocería rebosante de personalidad y 4,85 metros de longitud. Un tamaño generoso en el que también destaca una distancia entre ejes de 2,95 metros, responsable de la excelente habitabilidad del Ioniq 6.

Su estilo es muy característico tanto en el frontal, como en la línea del techo y, especialmente, en una zaga que se desmarca de la mayoría de las tendencias actuales. Un diseño que, desde luego, no deja indiferente provocando tanto entusiasmo como algunas reticencias. Sin duda, en todo caso, un soplo de aire fresco en un segmento de berlinas familiares bastante encorsetado.

Lo indiscutible, valoraciones estéticas al margen, es que esa apuesta se traduce en dos valiosas ventajas. La primera es un coeficiente aerodinámico de solo 0,21, excelente valor que contribuye a la eficiencia del automóvil. La segunda apunta a la habitabilidad del Ioniq 6, según la marca el modelo con mayor espacio para las piernas que jamás han fabricado.

La amplitud también se aprecie en la altura al techo por su ligero abombamiento y el suelo plano, además de una anchura más que correcta. En cuanto a la capacidad de carga, el maletero delantero admite 45 litros, mientras que el habitual posterior llega a los 401 litros. Su portón condiciona la facilidad de acceso al interior de objetos de dimensiones o formas complicadas, algo que no ocurre con la configuración de una quinta puerta.

Sencillez y sostenibilidad

Al amparo de la tendencia generalizada en la electrificación del automóvil, el Ioniq 6 apuesta por la sencillez y sostenibilidad en su equipamiento y acabados. El interior huye de cualquier tipo de alarde innecesario, lo que no quiere decir que se echen en falta aquellos elementos que definen a un automóvil de su posicionamiento.

La instrumentación digital, el volante capaz de ofrecer información mediante un código de colores luminoso o la pantalla multimedia de 12,3 pulgadas conviven con tapizados en piel ecológica, moquetas de redes de pesca recuperadas o piel biológica en el salpicadero.

Los acabados del habitáculo son dos (tonos de gris claro y oscuro o negro completo) y también destacan los numerosos huecos para el almacenamiento de pequeños objetos, la guantera deslizando o los paneles de puertas lisos, al estar colocados los pulsadores entre los asientos.

Muy llamativo resulta el opcional de los retrovisores digitales, que sustituyen los clásicos espejos por sendas cámaras a cada lado del vehículo que proyectan sus imágenes en pantallas colocadas sobre las puertas delanteras.

El retrovisor digital del Ioniq 6.

La imagen de estos dispositivos OLED es muy clara y definida, su uso requiere un tiempo de adaptación, pero una vez conseguida se antojan muy funcionales por el detalle que ofrecen sobre lo que ocurre por detrás del vehículo.

Plataforma eléctrica

La plataforma E-GMP modular que Hyundai utiliza para sus nuevos modelos eléctricos está concebida específicamente para tal fin, lo que propicia unas características ideales para las exigencias de este tipo de configuración. Incluye la posibilidad de montar un motor en cada eje en aquellas versiones que lo precisen, además de contar con un suelo plano bajo el que se alojan las baterías.

La gama española del Ioniq 6 contempla tres posibilidades mecánicas. La básica es la de tracción trasera, con un propulsor de 111 kW (151 CV), batería de 53 kWh para una autonomía de WLTP de 429 kilómetros. Por encima aparece otra propuesta de tracción posterior y motor único de 168 kWh (228 CV), con batería de 77,4 kWh y un alcance homologado de 614 kilómetros.

En lo más alto de la gama en cuanto a rendimiento, que no en autonomía, se encuentra la opción de la tracción total gracias a dos motores con un rendimiento total de 239 kW (325 CV), que alimentados por la misma batería de 77 kWh deja su rango de kilometraje en 519 kilómetros.

Diseño muy personal del nuevo eléctrico.

La tecnología de 800 voltios permite recargas ultrarrápidas, siendo capaz de completar la batería del 10 al 80% en 18 minutos. O lo que es lo mismo, reponer energía para un centenar de kilómetros en apenas cinco minutos de conexión a un cargador de alta potencia. La capacidad de su sistema admite recargas de hasta 11 kWh en corriente alterna trifásica o de 232 kWh en corriente continua y estaciones que entreguen ese flujo.

Otro aspecto interesante de su tecnología es que ofrece la función de enviar carga a cualquier dispositivo externo desde las baterías del Ioniq 6. Una utilidad que se valora en apagones de energía domésticos o en experiencias al aire libre, mediante un adaptador para el puerto de carga o la toma de corriente situada bajo el asiento de la fila trasera. De este modo se puede suministrar energía a ordenadores, teléfonos móviles u otros dispositivos a 110 o 220 voltios.

Toma de contacto

Durante la presentación del Hyundai Ioniq 6 en Madrid se realizó una breve toma de contacto con las primeras unidades matriculadas del modelo. Se completó en un recorrido mixto, con tramos urbanos, autovía y algunos kilómetros de carreteras secundarias, tanto con la variante básica como la superior de la gama.

Al entrar en su habitáculo se aprecia el espacio del que presume la marca, todo en un ambiente sencillo y funcional. En la versión de acceso, la calidad de algunos plásticos resulta mejorable, aunque parece evidente que, al margen de la mecánica, de estos detalles se obtiene la rebaja significativa en el precio respecto a su hermano más costoso.

Habitáculo sencillo pero tecnológico.

La suspensión, como es habitual en la mayoría de los coches eléctricos por su elevado peso, es más rígida de lo deseable, penalizando la comodidad en tramos de carretera en mal estado. En contrapartida, el Ioniq 6 gira bastante plano y estable en todo tipo de curva, tanto con tracción trasera como total, aunque esta es una percepción que habrá que comprobar en una prueba más a fondo del modelo.

Las prestaciones en ambos casos, pese a la diferencia de rendimiento, son suficientes para el conductor medio. En el caso de la motorización de 238 kW las aceleraciones llegan a mostrarse contundentes en el modo Sport, una función que, lógicamente, es poco aconsejable para obtener autonomías destacables.

En este sentido tampoco hubo oportunidad de verificar en condiciones óptimas consumos de energía y, en consecuencia, alcances. Con el motor básico de tracción trasera, el consumo homologado WLTP de 13,9 kWh se mostró bastante optimista, siendo una cifra más realista los 18 kWh cada 100 kilómetros que se registraron durante la toma de contacto.

En definitiva, el Hyundai Ioniq 6 se convierte en un referente claro en el segmento de las berlinas eléctricas de tamaño grande, de última tecnología y de precio más asequible que las correspondientes en las marcas consideradas premium. Tiene argumentos para convencer a todos aquellos que superen los prejuicios de un sello generalista, aunque de calidad contrastada, así como de un diseño que admite cuando menos debates.

Eso si, siempre en un contexto de mercado bastante limitado por el momento: la marca espera vender 300 unidades durante 2023 y llegar a las 700 en un ejercicio completo. Entre otras cosas, porque el suministro de un número superior parece comprometido por el ritmo de producción de su fábrica.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años ha tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Más Información

IM
Cupra City Garage

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no