Las 9 multas (tontas) que pueden ponerte por usar mal las luces

El código de circulación castiga algunos descuidos con las luces que le pueden ocurrir a cualquiera. Y el resultado no es una broma: sanciones de 200 euros.

Las 9 multas (tontas) que pueden ponerte por usar mal las luces

Entre la puesta y la salida del sol, siempre con luces.

Son uno de los elementos de seguridad activa más antiguos y las usamos mecánicamente, casi sin darnos cuenta. Las luces del coche están a un golpe de mano y generalmente no dan problemas, pero también pueden causar un disgusto. El código de circulación establece sanciones económicas para unas cuantas infracciones que tienen que ver con la iluminación de tu coche. Presta atención y usa las luces en el momento oportuno, porque un despiste puede salirte caro. Estas son algunas acciones incorrectas que pueden convertirse en multa.

1. Repostar con las luces encendidas

Que no se te ocurra repostar con las luces encendidas: si te ven, la multa puede ascender también a 200 euros. Se considera solo un poco menos grave que echar gasolina con el motor en marcha (que también acarrea pérdida de puntos). El reglamento de circulación impone la misma multa si tienes “encendida la radio u otros dispositivos de radiación electromagnética, como los teléfonos móviles”.

2. Excederse con los faros antiniebla

Los faros antiniebla solo deben utilizarse cuando haya niebla o una lluvia que impida ver más allá de las narices. Conectar los traseros (o los delanteros) sin que las condiciones atmosféricas obliguen a ello acarrea una multa de hasta 200 euros, aparte de que estás deslumbrando al resto de conductores.

3. Llevar fundida la luz de la matrícula

La matrícula es el DNI de nuestro coche y debe estar en condiciones perfectas de mantenimiento y legibilidad. Eso incluye la noche, y para ello tenemos que tener la iluminación de la matrícula funcionando. Llevarla fundida es sancionable con 200 euros.

4. No usar las luces de cruce (en algunos casos)

En carriles reversibles, de sentido contrario al habitual, y en zonas de obras hay que encender las luces de cruce siempre. La sanción también llega a los 200 euros.

5. Hacer ráfagas

Está permitido un encendido leve de la luz de carretera para avisar de un peligro, como un adelantamiento inadecuado; sin embargo, hacer una ráfaga continuada (se hagan por el motivo que se hagan) se considera falta leve: 80 €. Puede ocasionar un accidente por deslumbramiento.

6. No indicar las maniobras

No usar los intermitentes con la antelación suficiente para advertir de una maniobra puede suponer una multa de 80 euros; girar sin conectarlos puede convertirse en una sanción de hasta 200. Si están averiados, es obligatorio usar el brazo para señalizar.

7. Circular con las luces apagadas

Ahora los faros son inteligentes y se encienden automáticamente cuando las condiciones de luminosidad lo requieren, e incluso acomodan el haz de luz a las curvas y están preparados para no deslumbrar a quien viene de frente. Pero si tu coche no es tan moderno, ojo: circular con las luces apagadas en condiciones de baja luminosidad es sancionable con 200 euros. Por ejemplo, en un túnel o entre la puesta y la salida del sol, o con lluvia extrema.

8. Llevar un faro fundido

Desde 2010 ya no es obligatorio llevar en el coche luces de repuesto, pero está prohibido circular con un faro fundido y es sancionable con 200 euros. Tendrás tres opciones: sustituir la bombilla, que venga la asistencia del seguro a hacerlo o pedir que la grúa traslade el vehículo al taller.

9. Inmovilizar el vehículo sin usar las luces

El código de circulación lo deja claro: “Todo vehículo que, por cualquier circunstancia, se encuentre inmovilizado entre la puesta y la salida del sol […] en calzada o arcén de una vía, deberá tener encendidas las luces de posición y, en su caso, las de gálibo”. Incumplir esta norma se considera infracción grave: 200 euros.