Actualidad

Los BMW X5 M y X6 M son puro músculo: hasta 625 CV

En sus versiones base se quedan en 600 CV, pero las Competition añaden 25 más, permitiéndoles pasar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos.

BMW X5 M y X6 M

Las versiones Competition añaden 25 CV extra.

Hasta la llegada del enorme BMW X7, tanto el X5 como el X6 eran los modelos más grandes de la marca alemana, algo que no ha impedido que siempre hayan dispuesto de versiones deportivas. Esto no ha cambiado con su nueva generación y, aunque ha habido que esperar para conocerlos, ya están aquí los BMW X5 M y X6 M.

Ambos comparten la mecánica, montando un motor 4.4 V8 M TwinTurbo que desarrolla 600 CV de potencia y un par máximo de 750 Nm, asociado a una caja de cambios M Steptronic de ocho velocidades y a un sistema de tracción integral que cuenta con un diferencial activo. Gracias a dicha configuración son capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, pero tienen limitada su velocidad máxima a 250 km/h. Esta se puede ampliar hasta los 290 km/h si se instala el M Driver Package.

El chasis recibe una puesta a puesto para digerir la potencia recién adquirida y la dirección tiene una configuración específica. Además, cuentan con un sistema de suspensión adaptativa que incluye estabilización activa de balanceo y control dinámico de la estabilidad. Montan un sistema de frenos con discos de 395 milímetros de diámetro delante, mordidos por pinzas de seis pistones, y discos de 380 milímetros con pinzas de un solo pistón en el eje trasero.

Como es habitual en BMW, junto a las versiones deportivas normales están las variantes Competition. Estas ofrecen mejoras como el aumento de potencia del motor hasta los 625 CV, lo que ayuda a rebajar el tiempo en el 0-100 km/h hasta los 3,8 segundos. También son específicas las llantas de 21 pulgadas delante y de 22 detrás, y el escape M Sport, que es opcional en los X5 M y X6 M pequeños.

BMW X5 M y X6 M

A nivel de diseño son las versiones más agresivas de la gama, con paragolpes con entradas de aire de mayores dimensiones, pasos de rueda más marcados, difusores específicos y, en el caso de los Competition, elementos acabados en negro en la parrilla, los logos y las carcasas de los retrovisores. El habitáculo es bastante similar al de versiones más bajas, pero añade detalles como el volante M, los asientos deportivos, los umbrales de las puertas retroiluminados y la posibilidad de montar molduras de aluminio o de fibra de carbono.

BMW X5 M y X6 M

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no