Actualidad

Poner neumáticos más anchos y otros cambios que obligan a pasar la ITV

Modificar cualquier elemento del vehículo está permitido siempre que no se alteren sus características técnicas, recogidas en la tarjeta de la inspección.

neumáticcs

Si se utilizan unos nuevos neumáticos con medidas diferentes a los originales, y se supera el 3% de tolerancia, el cambio debe homologarse.

Variar el color de la carrocería, instalar un nuevo equipo de sonido, colocar embellecedores o cambiar el diseño de las llantas son algunas de las modificaciones que se pueden hacer en el coche sin necesidad de pasar la ITV.

Sin embargo, otro tipo de alteraciones, como sustituir los asientos, transformar el sistema de escape o cambiar el tipo de bombilla de los faros, son consideradas modificaciones de importancia y obligan a pasar la inspección técnica de vehículos para recibir la correspondiente homologación.

Los cambios más frecuentes que hacen pasar por la ITV son, sin embargo, poner neumáticos más grandes, la instalación de un enganche de remolque y las variaciones en el alumbrado. Dependiendo de qué se haga, puede ser o no necesario hacer una homologación posterior. Tanto el Real Decreto 866/2010 como el Manual de Reformas de Vehículos establecen las circunstancias concretas.

Neumáticos 

Está permitido cambiar los neumáticos de fábrica del coche por otros de diferente medida, pero con condiciones. Si el modelo admite ruedas más grandes, por ejemplo, se especificará en la ficha técnica del vehículo, que indicará qué otras  dimensiones son compatibles. Si por el contrario no refleja ningún otro tamaño disponible, la tarea se complica, porque hay que cumplir entonces sin excepción estos requisitos, que limitan mucho el margen de maniobra.

  • El índice de carga y el código de velocidad debe ser igual o superior al neumático de serie.
  • El diámetro exterior debe ser igual, con una tolerancia del 3%. El diámetro exterior depende tanto del neumático como de la llanta, por lo que será la combinación de medidas de ambos elementos lo que determine ese diámetro exterior. 
  • El ancho de vía del coche no debe variar, permitiéndose una tolerancia de 30 milímetros.

En caso de omitir alguno de estos requisitos, es imprescindible acudir a la ITV para homologar los nuevos neumáticos.

Enganche de remolque

La incorporación en el vehículo de cualquier dispositivo de remolque –sea gancho, bola o quinta rueda– requiere obligatoriamente una homologación en la ITV. Su instalación, además, ha de realizarse siempre en un taller.

Si a posteriori se elimina este accesorio no es necesario a pasar por la inspección técnica, a menos que esto afecte a otras reformas del coche. Sin embargo, en la ficha del vehículo sí debe quedar reflejada esta situación. Para evitar problemas, lo mejor es esperar a quitar el enganche al momento en que toque pasar la ITV

Iluminación

Si bien la adición, sustitución o modificación de cualquier sistema de alumbrado o señalización supone una reforma de importancia que ha de ser homologada, hay una excepción: los pilotos traseros. Cambiarlos por otros con bombillas led está permitido si los nuevos faros están homologados bajo la norma europea y se respeta el catadióptrico rojo. 

Por el contrario, esta modificación no está autorizada en las ópticas frontales. Lo mismo ocurre si se sustituyen las bombillas que traen en origen los faros del coche por unas de led. Ambos casos se consideran una reforma de importancia, siendo necesario la homologación en la ITV.

Cómo homologar una reforma 

Aunque algunas modificaciones no requieren acudir a la ITV de inmediato –por ejemplo, el tintado de lunas–, en la mayoría de los casos hay que pasar la inspección en un plazo no superior a 15 días. 

Debe ser el titular del coche o una persona autorizada por este el que se encargue de hacer la homologación en la ITV, aportando en ese momento la documentación de la reforma efectuada: proyecto técnico y certificación final de obra, informe de conformidad del fabricante del vehículo y certificado del taller. Las modificaciones se incluirán en la ficha técnica, por lo que si en algún momento se eliminan no quedará más remedio que volver a pasar la ITV.

No homologar una reforma de importancia supone exponerse a recibir una multa de hasta 500 euros si la autoridad competente considera que el vehículo pone en riesgo la seguridad del resto de usuarios de la vía. Además, en caso de accidente, el seguro puede no hacerse cargo de los daños.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no