Actualidad

La DGT descubre a un conductor haciendo el cubo de Rubik

La Dirección General de Tráfico intensifica la vigilancia de las distracciones en las vías interurbanas hasta el 22 de septiembre.

Las distracciones al volante son la primera causa de accidente y, por esa razón, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha una nueva campaña de vigilancia y concienciación de los peligros que suponen las distracciones al volante. Durante 2018, estas aparecieron como factor concurrente en el 26% de los accidentes con víctimas (18.591), en los cuales fallecieron 446 personas y otras 1.983 resultaron heridas graves.

Hasta el domingo 22, Tráfico intensificará la vigilancia en vías interurbanas y anima a los ayuntamientos a sumarse a la campaña en las vías urbanas. Además de la labor de los agentes a pie de carretera, la DGT está utilizando medios automatizados para controlar este tipo de infracciones.

Actualmente, el organismo dispone de 216 cámaras instaladas en las vías y en las que se puede constatar si el conductor hace uso del móvil. Y los helicópteros Pegasus también están sobrevolando las carreteras en busca de conductores que ponen en riesgo su integridad y la del resto de usuarios de la vía.

Es el caso de un automovilista que viajaba a 126 km/h mientras resolvía un cubo de Rubik. El hombre circulaba por la autovía A-49, entre Sevilla y Huelva, desatendiendo ostensiblemente la conducción, según reflejan las imágenes. Se enfrenta como mínimo a una sanción de 200 euros y a la retirada de 3 puntos del permiso de conducir.

El móvil

Uno de los principales motivos que genera la distracción del conductor es la utilización del teléfono móvil, ya que su uso multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. Según una encuesta europea realizada en 2015, la mayoría de los conductores son conscientes de que hablar por teléfono mientras se conduce tiene efectos negativos y que eso aumenta el riesgo de sufrir un accidente.

Pese a esa alta percepción de riesgo, un gran porcentaje de conductores declara que utiliza el teléfono móvil mientras conduce, tal y como se recoge en el gráfico. Estos porcentajes son particularmente altos entre los conductores hasta los 34 años.

Un conductor que habla por teléfono mientras conduce…

  • Pierde la capacidad de mantener una velocidad constante.
  • No guarda la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante.
  • El tiempo de reacción aumenta considerablemente (entre medio a dos segundos, según los reflejos de cada conductor)
  • Ve alteradas sus capacidades como si hubiera ingerido bebidas alcohólicas.

Otras distracciones

  • Fumar y conducir: encender un cigarrillo se tarda una media de 4 segundos. A una velocidad de 100 km/h, en ese tiempo habremos recorrido 113 metros. Según las conclusiones de diversos estudios de investigación, fumar mientras se conduce multiplica por 1,5 el riesgo de sufrir un accidente.
  • El sueño y la fatiga son dos factores de riesgo muy desconocidos y a la vez muy implicados en la accidentalidad vial: alcances traseros, salidas de la vía, o ciertas invasiones del carril contrario contiguo son tipos de accidente muy frecuentes por estos factores.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no