Actualidad

¿Pueden multarte por quedarte sin gasolina en la carretera?

No repostar a tiempo puede traducirse en una sanción de 200 euros… y en una avería. Estas son las consecuencias de dejar el depósito vacío.

gasolina

Un depósito vacío puede convertirse en una fuente de problemas.

Un despiste, una mala planificación, un querer apurar demasiado… Cualquiera se expone a quedarse sin gasolina en mitad de la carretera y encontrarse con un problema de consecuencias diversas y ninguna buena. Agotar el combustible puede costar mucho dinero. En primer lugar, respondiendo a la pregunta que muchos se hacen, por la posibilidad de recibir una multa. O tres. En realidad, el Reglamento General de Circulación no sanciona la falta de combustible como tal, pero sí las circunstancias que normalmente rodean a esta pequeña catástrofe. A saber: estacionar en un lugar indebido (casi inevitable) o realizar maniobras que pongan en riesgo al conductor o a otros usuarios de la vía.

Sobre la primera, el artículo 90 dice que “la parada o el estacionamiento de un vehículo en vías interurbanas deberá efectuarse siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén”. Hacer lo contrario, salvo en caso de avería o accidente, se traduce en una sanción de 200 euros (sin pérdida de puntos). Sin gasolina no se estaciona fácilmente donde uno desea.

De hecho, cuando el depósito se vacía de golpe, el motor se para y desaparecen la asistencia a la dirección y los frenos, de modo que mientras el conductor logra detenerlo del todo (llevado a tirones por la inercia), el vehículo se convierte en un elemento sin excesivo control y capaz de motivar situaciones de riesgo. Y ahí se queda.

Entonces, por obra del artículo 3 del código, el automovilista puede ser multado por conducción negligente: “Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía”. La sanción también es de 200 euros.

Una vez superado el trance y detenido el vehículo, antes de tomar otras medidas, el automovilista debe señalizar la situación con los triángulos de peligro y siempre con el chaleco puesto, a no ser que quiera exponerse a una multa de 80 euros.

Llegado a este punto, los problemas continuarán. ¿Dónde está la gasolinera más próxima? La reacción natural será llamar al servicio de asistencia en carretera del seguro para que envíe una grúa. Pero ¿esta circunstancia está cubierta? No siempre: hay que estar al tanto de la letra pequeña de la poliza para saber si, llegado el caso, vendrá la grúa (gratis) o no.

Otra alternativa, si la suerte ha querido que haya una estación de servicio cerca, es acudir a ella a por combustible. Pero no servirá cualquier recipiente, sino solo los homologados por la normativa sobre transporte de mercancías peligrosas, que prevé multas de entre 2.000 y 3.000 euros para quienes utilicen garrafas o botellas sin homologar. No merece la pena arriesgarse: no son caros y los venden en las propias gasolineras.

Las posibles sanciones terminan aquí, pero no los problemas. Al menos para los coches de gasóleo. Uno de gasolina se pondrá en marcha de nuevo en cuanto reciba combustible suficiente, pero en un diésel tal vez sea necesario purgar el circuito, por lo que no quedará más remedio que llevar el coche al taller. 

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no