El curioso origen de Peugeot: un molinillo de café y una carrera ciclista

Para llegar hasta el origen de Peugeot hay que remontarse a 1810, cuando dos hermanos adaptaron la aceña familiar para hacer herramientas, paraguas y más tarde bicicletas.

Un Peugeot 404 Cabriolet, un modelo de los años sesenta.

Hoy en día, Peugeot conforma junto con Citroën el núcleo del poderoso grupo industrial Stellantis. Pero hasta que se ha consolidado como uno de los fabricantes más importantes del mundo, esta marca que lleva un león rampante como logotipo ha protagonizado una de las crónicas más extensas dentro de la historia del automóvil. Todo comenzó en un modesto molino hidráulico en Doubs, localidad francesa situada en la región del Franco Condado.

Los hermanos Jean-Fréderic y Jean-Pierre Peugeot, integrantes de una familia de origen suizo, decidieron transformarlo en herrería para fabricar una serie de productos manufacturados que la sociedad demandaba cada vez en mayor cantidad. Al poco tiempo, la producción ya estaba muy diversificada y abarcaba desde herramientas hasta piezas de relojería, pasando por muelles, hojas de sierra, corsés o molinillos de café y pimienta. 

La creciente actividad industrial de la recién creada empresa Hermanos Peugeot se decantó claramente hacia la metalurgia y se expandió fundando tres fábricas, que empezaron a producir de forma industrial innumerables objetos mecanizados de uso común. 

En 1875 llegaría otra gran transformación para el negocio cuando Armand Peugeot, hijo de Jean-Pierre, regresa de pasar un largo periodo trabajando en Inglaterra. Allí asistió a la expansión de la bicicleta, un invento que comenzaba a desplazar a las caballerías como medio de transporte personal

Fue un momento clave, ya que, desde entonces, el negocio de la empresa giraría principalmente en torno a la producción de vehículos de dos, tres o cuatro ruedas, aunque no abandonó otras áreas industriales. Aun hoy explota algunas, como los mencionados molinillos, herramientas eléctricas o asientos ultraligeros para los aviones. 

El primer cuadriciclo Peugeot

Inquieto por naturaleza, Armand no tarda en fijarse en otro invento que provoca todavía bastante rechazo social. En 1888 se lanza a desarrollar y fabricar primero coches de vapor bajo licencia Serpollet, y posteriormente recurre a los motores de gasolina Daimler suministrados por Panhard y Levassor, con los que desarrolla sus propios modelos. 

El cuadriciclo Type 3 es el primero y no tarda en cosechar un sonado éxito en 1891 al inscribirse, previo permiso de la organización, en la carrera ciclista París-Brest- París (1.200 kilómetros). Y, aunque no consigue igualar la velocidad media del ganador de la prueba, Terront, que registró 16,8 km/h, logra completar el recorrido, más la vuelta.

Y sin mayor problema que la rotura del diferencial, reparado sobre el terreno por un herrero del pueblo de Ponthou. En total, Armand y su vehículo recorrieron 2.047 kilómetros a una media de 14,7 km/h, una velocidad que en la época se consideró toda una proeza para un vehículo mecánico.

Peugeot Type 3 1891

Para su gran pesar, el consejo de administración, reticente todavía sobre aquella dudosa rama del negocio, no aprobó la inversión necesaria para impulsar la fabricación de automóviles. Una oposición que provocó que Armand abandonase la empresa para seguir su propio camino. 

Convencido de que el automóvil es el futuro, Armand lo demuestra en años sucesivos al lograr vender 54 coches en 1897, 156 en 1898, 500 en 1900 y 1.261 en 1905. El éxito volvería a reunir a la familia a principios del pasado siglo y, a la muerte de Armand, sería Robert Peugeot el que tomaría las riendas de la marca. Se asocia en 1911 con el fabricante alsaciano Ettore Bugatti para desarrollar un coche popular, el Bebé, cuya corta vida fue truncada súbitamente por el estallido de la Primera Guerra Mundial

Llegan las carrocerías cerradas y la producción en serie  

De vuelta a la actividad en los años veinte, el sector del automóvil tuvo que hacer frente a un gran problema comercial. Se trataba la estacionalidad de las ventas, porque casi todos los modelos de la época eran de chasis descubierto y solo se empezaban a vender cuando llegaba el buen tiempo. Para remediarlo, Peugeot fundó la fábrica de carrocerías de Sochaux, que pronto se convirtió en el verdadero motor para el futuro de la compañía al aplicar las tecnologías de la fabricación en serie.  

Enfocada a suministrar sobre todo modelos populares y asequibles, en 1938 la producción de la planta Peugeot ya alcanza las 50.000 unidades, un cuarto de todos los coches fabricados en Francia. Pero una vez más la actividad industrial se interrumpe de forma violenta, con la llegada de la Segunda Guerra Mundial. Tras la invasión, las instalaciones son requisadas por el ejército alemán para provecho propio hasta que los bombardeos aliados las destruyeron. 

Afortunadamente, los años cincuenta traerían otra década de prosperidad para Peugeot, que inició en esa época una larga y fructífera colaboración con el diseñador italiano Pininfarina para lanzar varios modelos de gran éxito comercial. De esta forma, al llegar a los setenta, la marca comienza una progresiva expansión mundial que se consolida en 1976. Ese año se fusiona con su hasta entonces rival Citroën para formar el grupo PSA que, pocos años más tarde se convertiría en el primer fabricante europeo.  

El año pasado, el crecimiento de la empresa experimentó otra importante evolución a escala mundial al fraguarse el nuevo Grupo Stellantis, que engloba a todas las marcas de los grupos Fiat Chrysler y PSA. De esta manera Peugeot continúa escribiendo su propia historia, que comenzó en un molino hace ya 211 años. Y durante todo este tiempo la marca se ha mantenido fiel a su famoso emblema, un león rampante que también es el distintivo de la región del Franco Condado, donde todo comenzó.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Juan Luis Soto

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.

Más Información

Autopía: historia de la automoción en un entorno idílico
De 100 a 0

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no