Actualidad

El hidrógeno va ganando la batalla a la electricidad

Audi trabaja con ambos combustibles alternativos, pero modelos como este H-tron Quattro Concept parecen tener más recorrido y posibilidades.

El hidrógeno va ganando la batalla a la electricidad

Que a las petroleras no les interesa lo sabemos y, aunque ahora mismo disfrutemos de unos precios realmente bajos de gasolina y diésel, el futuro de la industria automovilística apunta a los combustibles alternativos. Llámese electricidad o pila de hidrógeno, los tiros a medio plazo irán por ahí.

Uno de los fabricantes que está más implicado en el desarrollo de modelos de estas características es Audi. La marca de los cuatro aros lleva años presentando de manera continuada prototipos y coches de producción impulsados por electricidad, y también sabe ver el potencial que hay en el hidrógeno.

Si hace unos meses conocíamos el Audi e-tron quattro concept, su visión de todocamino eléctrico; en el NAIAS 2016 el fabricante ha sacado a la luz el Audi H-tron Quattro Concept, su homónimo de pila de hidrógeno. No solo se parecen en el nombre, sino también en su concepto.

Aun tratándose de un SUV, uno de los principales objetivos es maximizar la eficiencia para reducir el consumo y ampliar la autonomía. Se dice pronto, teniendo en cuenta que estamos ante un coche que mide 4.880 mm de largo, 1.930 mm de ancho y 1.540 mm de alto; pero a pesar de ello cuenta con un coeficiente aerodinámico CX de 0,27. Respecto al peso, materia importante en este caso, Audi no ha dicho nada, solo que la batería eléctrica situada entre los asientos traseros no sobrepasa los 60 kg.

¿Y cuál es su función? Proporcionar, de manera puntual, un impulso extra de 100 kW/134 CV al sistema de propulsión. Éste está formado por dos motores eléctricos, uno de 90 kW/122 CV en el eje delantero y otro de 110 kW/149 CV en el trasero; y se alimenta de hidrógeno, con una recarga que dura solo cuatro minutos y le da una autonomía de 600 km. El H-tron Quattro Concept hace el 0-100 en menos de siete segundos y su velocidad máxima está limitada a 200 km/h.

No obstante, es difícil que veamos este prototipo derivar directamente en un modelo de serie. Lo que si se empleará será la mecánica y, igual de importante, su tecnología. Este concept cuenta con el Audi Piloted Driving, el sistema de conducción autónoma de la marca que será de serie en el A8 de 2017. Este se encarga de aparcar el coche solo o de conducir por su cuenta a velocidades de hasta 60 km/h.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no