El mítico Mercedes 190 E 2.5-16 Evo II cumple 25 años

La vieja escuela nos muestra cómo se hacían las cosas en los 90: agresividad estética y 235 CV para dar guerra en circuito y coronarse en el DTM.

Es mirar este coche y sentir nostalgia por lo que hace no tanto tiempo era el mundo de la automoción. Hace ya 25 años que el Mercedes 190 E 2.5-16 Evo II se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra, pero aún hoy en día conserva ese halo de deportividad asalvajada que encandiló a propios ya extraños en su estreno.

Se trata de un modelo ícónico fácilmente reconocible, sus líneas rectangulares dejan claro su origen ‘tardíochentero’ y el kit aerodinámico le confería una imagen realmente agresiva. Obviamente hablamos de paragolpes de mayores dimensiones, faldones laterales o marcados pasos de rueda, pero indudablemente todo el protagonismo se lo lleva el descomunal alerón presente en la zaga.

Y no se trataba del típico mucho ruido y pocas nueces que vemos en algunos modelos de hoy en día, el Evo II parecía una bestia, porque era una bestia. Su corazón era un motor 2.5 16 válvulas heredado del Evo I, con la diferencia de que en vez de los 195 CV de éste, el II entregaba 235. Quizá sean cifras que no impactan, muchos hot-hatchs actuales las alcanzan, pero en 1990 eran números muy a tener en cuenta.

Y lo mismo ocurre en lo referente a las prestaciones: aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos y alcanzaba los 250 km/h de velocidad punta. De nuevo, míralo en perspectiva.

No es de extrañar, pues, que Mercedes decidiera llevarlo a competición. Para ello fabricó 502 unidades, el mínimo necesario para poder homologarlo a ojos de FIA, y casi de inmediato AMG se puso manos a la obra con el DTM como objetivo.

Para acondicionarlo y hacerlo competitivo se recurrió a una doble vía: menos peso y más potencia. Para lo primero se sustituyeron algunas piezas originales de la carrocería como capó, techo y alerón, por otras hechas de plástico. Y para lo segundo se embruteció el motor hasta exprimir de él 373 CV. Casi nada.

Los resultados no tardaron mucho en llegar, quedando tercero en 1990, subiendo al segundo puesto en el campeonato dos años después y coronándose en 1993 al copar los tres primeros puestos de la clasificación del DTM. Lo dicho, una leyenda.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Mario Herráez

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.

Más Información

Carglass
Bicis

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no