Ford lleva la hibridación a sus familiares S-Max y Galaxy

Se convierten en los únicos monovolúmenes de siete plazas con tecnología autorrecargable, que mejora la eficiencia un 10% respecto a un diésel.

Ford
Ford mantiene la confianza en sus modelos Galaxy y S-Max. | Ford

Los monovolúmenes han pasado de fenómeno a nicho de mercado. Estas carrocerías familiares se han visto arrolladas por los SUV, aunque marcas como Ford mantienen su apuesta por una solución capaz de satisfacer determinadas necesidades de espacio. Y lo demuestra con la renovación de su gama S-Max (desde 40.847 euros, sin descuentos) y Galaxy (47.337 euros).

Ambos modelos comparten la filosofía de un vehículo amplio, capaz y polivalente. El S-Max, por su techo tendido en la zaga y dimensiones más ajustadas (4,80 metros), con un planteamiento más dinámico y el Galaxy (4,84 metros) más enfocado al espacio y la practicidad. Están disponibles de serie con siete plazas, pudiéndose retirar en el caso del primero de forma opcional con un sobrecoste de 760 euros.

Mecánica única

La gama se centra un único motor de gasolina electrificado mediante un sistema híbrido autorrecargable, es decir, la batería se recupera gracias a la propia energía cinética del vehículo y a la acción del propulsor de combustión, que es de 2,2 litros y entrega una potencia de 165 CV, trabajando en sintonía con otro eléctrico de 120 CV para alcanzar un rendimiento máximo conjunto de 190 CV. La batería, que no resta espacio al maletero, tiene 60 celdas y una capacidad de 1,1 kWh.

Ford asegura que los S-Max y Galaxy pueden circular hasta dos kilómetros sin emisiones, aunque lo más relevante es la aportación que la electricidad realiza para reducir los consumos y, por tanto la contaminación, hasta un 10% respecto a una mecánica diésel equivalente. La cifra homologada WLTP para ambos es de 6,4 l/100 kms, gracias al apoyo que la electricidad ofrece en las fases de aceleración o mayor exigencia de par. Además, la marca se refiere a una autonomía entre repostajes superior a los 1.100 kilómetros.

Ford
Ford S-Max Hybrid.

El cambio se confía a una transmisión automática de engranaje epicicloidal, específica para esta motorización híbrida, que incluye una función simulada de cambio de marcha para una mejor experiencia de conducción. La velocidad máxima común es de 185 km/h, mientras que el S-Max completa el 0-100 km/h en 9,8 segundos, dos décimas menos que el Galaxy.

Interiores habitables

La habitabilidad es otra de las señas de identidad de los nuevos monovolúmenes Ford Hybrid, con asientos individuales en las siete plazas (los dos últimos auxiliares para una utilización esporádica), y grandes maleteros: el S-Max ofrece capacidades, según la configuración, de 285, 1.035 o 2.200 litros, mientras que en el Galaxy estas cifras son de 300, 1.301 y 2.339 litros. La modularidad de los respaldos permite organizar el espacio de la forma más adecuada en cada momento o necesidad.

La gama de acabados y equipamientos está estructurada en torno a los niveles Trend, Titanium, ST-Line (con el que se esperan las mayores ventas) y Vignale. En cualquier de ellos la dotación es muy completa, tanto en elementos de confort como de conectividad y seguridad: control de velocidad adaptativo, luces largas automáticas, información ángulos muertos en los retrovisores, asistente de frenada de emergencia, aparcamiento activo, cámara delantera, instrumentación TFT de 10,1 pulgadas, pantalla multimedia SYNC 3 de ocho pulgadas…

Precios muy atractivos

Los Ford S-Max y Galaxy se fabrican, al igual que el ensamblaje de sus baterías, en la planta de la marca en Almussafes (Valencia) y ya se encuentran disponibles en su red de concesionarios. Los precios del S-Max son de 40.837 euros para el acabado Trend; 43.362 para el Titanium; 45.462 euros para el ST-Line y 50.612 euros para el superior Vignale. En el caso del Galaxy, solo se comercializa la variante Titanium por 47.337 euros.

Ford
El Galaxy es la propuesta más familiar de Ford.

Se trata de la tarifa sin promociones, ya que la marca ofrece un descuento sobre el precio franco fábrica del 19,5% en el caso del S-Max y del 24,5%, sobre la misma base, para el Galaxy, además de otros 1.500 euros para operaciones de financiación Ford Select. Por ejemplo, un X-Max ST-Line o el Galaxy se quedan por debajo de la barrera de los 40.000 euros con un completísimo equipamiento, cantidad más que interesante tratándose de vehículos de sus características.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años he tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Más Información

Ideales para la ciudad: cinco coches pequeños
Renault Austral

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no