Actualidad

Por qué los jóvenes pagan más por el seguro y cuál es la alternativa

Las compañías empiezan a ofrecer pólizas para menores de 25 años cuyo precio depende de los kilómetros recorridos y del tipo de conducción.

Seguros coche jóvenes

Un conductor joven ajustando el retrovisor del coche.

En el Día de la Juventud reaparece una pregunta recurrente. ¿Por qué los conductores jóvenes pagan más por el seguro del coche? De hecho, la edad es un factor clave a la hora de calcular el precio de una póliza, y los conductores menores de 25 años no están bien vistos por las aseguradoras. Se les considera no solo automovilistas más inexpertos –por una cuestión de inevitable: la edad–, sino también más imprudentes y agresivos al volante.

Las compañías consideran que tienen más posibilidades, como respaldan las cifras, de sufrir accidentes más graves. El comparador Acierto.com señala este como el punto clave: la póliza  de los jóvenes no se encarece por que tengan muchos siniestros, sino por sus peores consecuencias.

Las indemnizaciones por daños personales y fallecimiento son superiores en esta franja franja de edad. Y no solo eso, sino que la probabilidad de que una persona de entre 18 y 35 años tenga un accidente grave es 1,6 veces superior a que lo sufra una de más de 35, según cita el comparador.

A la hora de asegurar a un automovilista, las compañías ponen el límite de la confianza en los 26 años, a veces en los 25. Según un informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial, los conductores de menos de 22 años tienen una frecuencia de accidentes de tráfico del 29% y los jóvenes de 22 y 25 años del 25%, frente al 14,2% de la media.

Y los datos del programa Estamos Seguros, auspiciado por la patronal de las aseguradoras Unespa, indican que los menores de 36 años tienen dos veces y media (145%) más probabilidades de tener un accidente de tráfico que un conductor ordinario cuando tienen menos de tres años de carnet”. 

Consecuentemente, las pólizas son también más caras (hasta casi tres veces más que un automovilista experimentado, según Acierto.com), e incluso algunas compañías directamente excluyen estos perfiles.

También influye el tipo de coche que conducen los jóvenes, que, por lo general, por falta de recursos, se ponen al volante de vehículos más viejos. En este caso, los datos también se ponen en su contra: los turismos con más siete años de edad, según indica Acierto.com, concentran el 65% de los accidentes, y los conductores de hasta 21 años con modelos de más de 12 años son los más propensos a tener accidentes.

Si el coche está modificado y cuenta con extras costosos, circunstancia más común entre los conductores de menor edad, las compañías también encarecerán el precio del seguro.

Qué opciones ofrece el mercado

Sin embargo, no todos los jóvenes conducen igual ni tienen por qué hacerse cargo del sobreprecio que causan otros. Y el mercado ofrece una alternativa que empieza a llegar a España: el pago por uso. O, más exactamente, las pólizas que se pagan en función de cómo se comporte al volante. El comparador Rastreator.com cita los ejemplos de las pólizas Pago como conduzco de Generali y el modelo YCar de Mapfre, compañía que calcula ahorros de hasta el 40% para los automovilistas más prudentes.

En ambos casos, las aseguradoras instalan en el coche un dispositivo que almacena todos los datos relacionados con la conducción, desde el número de kilómetros hasta el tipo de vías por las que se circula, pasando por la velocidad y el estilo de conducción: el sistema registra frenazos, acelerones o cambios bruscos de dirección, y la compañía establece la tarifa en función de todos los datos analizados.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no