Actualidad

Una pantalla grande y tecnología antichoques para el Kia Picanto

El urbanita incorpora cambios estéticos de poco calado, pero mejora el equipamiento y su seguridad y estrena dos motores de gasolina.

Kia Picanto 2020

La versión básica es la que menos modifica su imagen.

El Kia Picanto mantiene su esencia de urbanita de coste ajustado, pero mejora varios aspectos con una puesta al día. El modelo de acceso de Kia introduce pequeños cambios en la imagen y amplía su apartado tecnológico, aparte de que renueva por completo su gama mecánica.

En el plano visual, la variante básica apenas presenta cambios, pero ocurre lo contrario en las versiones GT-Line, de corte deportivo, y X-Line, que sigue la línea marcada por los SUV de la casa.

Ambas estrenan una parrilla tipo ‘tiger nose’ con un nuevo marco. En las variantes GT-Line, incluye detalles en color rojo, que también aparecen en los faldones laterales. En el caso de las X-Line, los detalles son cromados y están también presentes en los paragolpes sobre las protecciones inferiores de plástico, lo que le da un aspecto mucho más rudo.

Además, toda la gama del Kia Picanto recibe nuevas opciones de personalización gracias a una ampliación de la paleta de colores de la carrocería con 10 nuevos tonos, así como dos diseños de llantas de 14 y 16 pulgadas, incluidas en estas últimas unas con acabado diamante.

En el habitáculo hay pocos cambios, estando disponibles diversos materiales (tapicería de cuero o piel, las molduras, etc.) en función del mercado, así como paquetes opcionales que lo personalizan con un color concreto. Lo más relevante es el nuevo sistema de infoentretenimiento, que emplea una pantalla táctil de 8 pulgadas, cuenta con navegación por satélite, es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y suma una pequeña pantalla de 4,2 pulgadas en el cuadro de instrumentos.

Kia Picanto

Siguiendo con el apartado tecnológico, la marca coreana amplía la dotación de seguridad del Kia Picanto con el asistente de choque frontal con detección de peatones, el sistema de mantenimiento de carril, el aviso de fatiga y el sistema de vigilancia del ángulo muerto.

Su gama de motores se renueva por completo, y es que los dos únicos bloques con los que estará disponible, ambos de gasolina, son nuevos. El de acceso es el 1.0 atmosférico de 67 CV y por encima se encuentra el 1.0 turbo de 100 CV. Tanto uno como otro mejoran su consumo y sus emisiones gracias a la incorporación tanto de un nuevo sistema de gestión térmica (ITMS) como de una caja de cambios manual automatizada de cinco relaciones.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no