La retorcida historia del primer radar escondido en un coche privado

Un automovilista que denunció la presencia de un radar ubicado en un turismo privado en Cazalegas (Toledo) terminó insultando a Sánchez en TVE.

Radar movil
Un modelo antiguo de radar móvil en una imagen de archivo.

De la denuncia de un presunto radar camuflado ilegal a una soflama política contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Es la historia vivida en las últimas 24 horas en Cazalegas (Toledo), donde un automovilista reveló airadamente en Twitter un posible caso de privatización de las multas por exceso de velocidad. Después de la irritación, llegó el insulto.

Este conductor, en unas imágenes que se han hecho virales, acusa al Ayuntamiento de la localidad de utilizar vehículos particulares (y ciudadanos de a pie) para vigilar a los automovilistas y recaudar así fondos para las arcas municipales. 

En el vídeo difundido en las redes sociales, se ve cómo el hombre se acerca a un coche estacionado en el arcén, cuyo conductor afirma ocuparse de sancionar los excesos de velocidad por orden del Ayuntamiento. Sobre el salpicadero, se aprecia un pequeño dispositivo que presuntamente toma fotos de las matrículas de los coches.

El autor de la grabación pregunta si la práctica es legal y se queja de la “nueva medida del Ayuntamiento para recaudar”. El Consistorio toledano, con algunos circunloquios, niega que tenga nada que ver con el radar móvil camuflado.

De tenerlo, la práctica iría contra la norma. Los controles de velocidad en España dependen de la Dirección General de Tráfico (DGT) y de otros órganos con competencias en la regulación del tráfico, como las comunidades autónomas (el País Vasco, Cataluña y, en parte, Navarra) y los ayuntamientos.

Pero el artículo 7 de la ley de tráfico indica que estos deben encargarse de la “regulación, ordenación, gestión, vigilancia y disciplina” de la circulación “por medio de agentes propios”. Y solo pueden hacerlo en las vías urbanas de su titularidad. 

El turismo de las imágenes, según informa La Voz del Tajo, está en un punto de la N-Va próximo al polígono industrial de Cazalegas. Desde 2008, la competencia sobre ese tramo de vía, entre los kilómetros 107 y 110, corresponde al Ayuntamiento, que se exime de cualquier responsabilidad relacionada con ese vehículo. 

La respuesta de Cazalegas

“Se están realizando las averiguaciones pertinentes para confirmar la identidad de la persona que aparece captada en el vídeo, pudiendo corroborar desde este mismo momento que no se trata de ninguna persona que preste servicios para el Ayuntamiento en régimen de personal laboral o funcionario”, explica el consistorio en un comunicado.

Y añade que no que no puede precisar “si se trata de [una] persona vinculada con alguna empresa prestataria de algún servicio o concesión municipal”. El consistorio de Cazalegas llega solo hasta ahí. No confirma ni desmiente en el comunicado si alguna entidad privada se encarga habitualmente del control del tráfico.

Algunos medios locales sostienen que sí. Supuestamente, una empresa particular realiza los controles de velocidad sobre el asfalto y después remite las pruebas de las infracciones a los empleados municipales, que tramitan las sanciones.

En este punto de la historia, aparece la compañía Vialine, que se define en su web como “experta en el desarrollo de soluciones para la administración pública y servicios para la ciudadanía”. La Voz del Tajo sostiene que la firma cántabra “ofrece este servicio de radar” en Cazalegas. 

Una empresa privada de radares

En 2017, Vialine firmó un convenio de colaboración con la Policía local de La Roda (Albacete) para la “colaboración en la gestión de sanciones de tráfico y ordenanzas municipales”. En cambio, ahora niega relación alguna con Cazalegas. “No tenemos que hacer ninguna declaración al respecto”, responde una trabajadora de la empresa. 

Entre tanto, después de que el Ayuntamiento anunciara que va a “cursar las instrucciones oportunas para investigar los hechos acaecidos”, el programa de Televisión Española Hablando claro ha acudido a Cazalegas para hablar con el autor de las imágenes originales, identificado como Chema de la Cierva. 

El hombre, con una supuesta multa de velocidad en las manos y el micrófono en la boca, preguntado por lo ocurrido en el arcén de la carretera, responde a gritos: “¡Que te vote Txapote, Sánchez, que te vote Txapote!”, en referencia a Francisco Javier García Gaztelu, uno de los terroristas más sanguinarios de ETA.

Y como si la historia del radar privado ya no existiera, con el reportero de televisión intentando reconducir la situación, el entrevistado llama “genocida” al presidente del Gobierno y le dedica una peineta.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Sergio Amadoz

Periodista especializado en seguridad vial. Editor y redactor de El Motor desde 2016. Empezó a escribir de fútbol en 1998 en Diario 16 y ha trabajado en varios proyectos de Prisa Media desde 2000. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra, es autor de ‘Aquí no se rinde ni Dios’ (2020).

Más Información

controles velocidad DGT
camaras DGT

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no