La ‘salchicheta’ tiene compañía: se llama ‘burgercuda’ y es un coche que regala comida rápida

Está basada en el primer ‘pony car’ de la historia automotriz y también recorre las carreteras de Estados Unidos.

Burguercuda
La Burguercuda es un Plymouth Barracuda transformado por McDonald's.

El Wienermobile de Oscar Mayer, conocido popularmente como salchicheta por su forma de perrito caliente, es un vehículo icónico y, ahora, hay un modelo que puede hacerle compañía en las carreteras de Estados Unidos: la ‘burgercuda’.

La burgercuda es obra de McDonald’s. O, mejor dicho, de una original campaña de publicidad que une la cultura automotriz y la comida rápida para conquistar a los amantes tanto de los coches como de las hamburguesas que sirve la famosa cadena de comida rápida.

Con esta campaña, McDonald’s ha presentado el nuevo vehículo de Hamburgler. Se trata de un ladrón de hamburguesas ficticio, que vive en McDonaldland y, a pesar de llevar una vida delictiva, es amigo del resto de personajes de este particular mundo. También del alcalde McCheese.

El coche en cuestión es un Plymouth Barracuda de 1970. Hablar de este modelo es hacerlo del primer pony car de la historia, ya que fue lanzado el 1 de abril de 1964: dos semanas antes que el mítico Ford Mustang.

Burguercuda

La transformación en Burgercuda

Para la ocasión, Sean Smith Designs ha llevado a cabo todo un cambio de imagen. Este taller es conocido por sus trabajos con modelos clásicos estadounidenses: suya fue la preparación del Dodge Charger que apareció en ‘Fast and Furious 9’.

Para convertirse en el Burgercuda, la carrocería del Plymouth Barracuda luce una decoración en blanco y negro que combina con la vestimenta de Hamburglar: el típico traje de rayas blancas y negras de los presos. Esta misma combinación también se reproduce en la tapicería del interior.

Burguercuda

Un homenaje a la hamburguesa

No es el único cambio. En el frontal, junto al faro derecho, aparece el nombre de la cadena de comida rápida. El capó y las matrículas hacen un guiño al grito de guerra de Hamburglar: “RBL RBL”, que procede del inglés robble, robble (‘robar, robar’).

Las partes más curiosas son los tapacubos y la rueda de repuesto. Los primeros han sido modificados para que parezcan panes de hamburguesa, mientras que la segunda parece una enorme hamburguesa con queso que ha sido escondida en el maletero.

Burguercuda

Comida gratis

En el interior, a cada lado de la palanca de cambios, hay un hueco específico para colocar la hamburguesa, así como un portavasos para los refrescos. Eso sí, el equipamiento estrella se esconde bajo el reposabrazos central: es ahí donde han colocado un sistema para calentar la comida.

La burgercuda está recorriendo Estados Unidos porque en su carrocería incluye una pequeña sorpresa en forma de código QR, ubicado en la esquina trasera izquierda. Quien se cruce con este particular vehículo, podrá escanearlo y ganar productos temáticos de Hamburgler… u obtener hamburguesas gratis de McDonald’s durante un año.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Elena Sanz Bartolomé

Desde que aprendió a hablar y escribir, una de sus pasiones siempre fue contar todo lo que pasaba a su alrededor. Hizo las maletas y cambió Zaragoza por Madrid para estudiar Periodismo en la Universidad Complutense. Antes de graduarse, el mundo del motor se cruzó en su camino… y nunca lo ha abandonado.

Más Información

Lavadero de coches ataque
Kia

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no