Actualidad

Lorinser mantiene vivo el extinto Mercedes Clase G cabrio

Desaparecido en la actual generación del todoterreno, el preparador todavía ofrece piezas para personalizar este icónico 4x4.

Lorinser Clase G Cabrio

El Lorinser Clase G Cabrio luce numerosas modificaciones estéticas.

El Mercedes Clase G es un vehículo incombustible con más de cuatro décadas a sus espaldas y que, aunque ha evolucionado con el paso del tiempo, se mantiene fiel al concepto original del modelo. A pesar de ello, desde que viera la luz en 1979 hasta ahora, ha habido características a las que ha renunciado con el paso de los años, siendo una de ellas la ausencia actual en la gama de una versión descapotable.

Mercedes se despidió de la carrocería cabrio del Clase G en 2013, con una edición final que supuso su canto de cisne. Y en 2018, cuando se lanzó la nueva generación del modelo, optó por no recuperar esta carrocería. Sin embargo, Lorinser quiere mantenerla viva y por eso ofrece todavía múltiples opciones de personalización para el Clase G descapotable.

En el frontal se reemplaza la parrilla por una con trama de panal de abeja en color negro y el logo del preparador en el centro, los paragolpes son específicos y cuentan con nuevos faros antiniebla. Es posible elegir entre varios tonos para la capota de lona, la cubierta de la rueda de repuesto se ha creado para la ocasión y las llantas Lorinser RS9 de 22 pulgadas (cuatro más que las originales) lucen un diseño de cinco radios.

Donde no hay prácticamente cambios es en el apartado mecánico, para el que se ha optado por conservar intacto el motor original de la edición de despedida, un bloque V8 de 388 CV. La mayor novedad es la incorporación de un nuevo silenciador en el escape, mientras que también está disponible un equipo para rebajar la altura de la carrocería.

Lorinser Clase G Cabrio
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no