Actualidad

Los SUV de BMW más espectaculares

Las versiones Competition de los X5 M y X6 M rinde 625 CV y establecen nuevas cotas entre los familiares camperos de altas prestaciones

BMW

BMW lanza dos versiones de sus SUV que se salen de lo común. / BMW

Carrocería SUV y mecánica de supercoche. Es la propuesta de BMW con sus nuevos X5 M y X6 M, que se ofrecen en dos variantes diferentes: M, con 600 CV, y M Competition, que llegan a 625 CV y se postulan como los modelos de este tipo más potentes del mercado. El cóctel reúne el espacio y utilidad de estos familiares camperos de tamaño grande, junto con las prestaciones y sensaciones al volante de los deportivos de gran calibre.

Los X5 M y X6 M, que llevan la misma mecánica del turismo M5, son coches muy especiales y se dirigen también a conductores poco comunes, amantes del automóvil y su tecnología, con amplio presupuesto y experiencia en conducción deportiva y que, por sus necesidades personales, familiares o laborales, precisan mayor habitabilidad de la que ofrecen los cupés deportivos, y prefieren una silueta SUV antes que un traje de berlina.

Su mercado potencial parece demasiado minoritario, pero BMW M, la división deportiva de la marca que se ocupa de estos modelos, batió el año pasado su récord de ventas, sumando todos los coches de la gama (del M2 a estos X5 y X6 M), con 999 unidades matriculadas en España y más de 135.000 en el mundo. El X5 M se vende desde 147.700 euros, y el X5 M Competition, a partir de 164.600 euros, mientras que los X6 M y X6 M Competition suben a 151.000 y 168.000 euros, respectivamente.

Ambos modelos equipan un motor 4.4 V8 biturbo, cambio automático de ocho marchas, tracción 4×4 (con modo dinámico para ganar agilidad) y un chasis con suspensión electrónica, barras estabilizadoras activas y otros avances técnicos que consiguen digerir el elevado peso y potencia de los modelos, y ofrecer al mismo tiempo una conducción relativamente sencilla e incluso confortable.

Pero hay que extremar las precauciones, porque basta acelerar unos segundos para superar ampliamente los límites de velocidad permitidos. Y es que su capacidad de ganar ritmo en cualquier marcha resulta apabullante y exige también concentración, porque dejan pequeñas hasta las autopistas más grandes y todo puede acercarse muy rápido, desde un camión que parecía muy lejano hasta la siguiente curva de una carretera.

Los M son 25 CV más potentes que antes, y los M Competition, hasta 50 CV, y logran rebajar en hasta 0,4 segundos la aceleración de 0 a 100 km/h, realizando ahora la medición en 3,9 y 3,8 segundos respectivamente (tanto el X5 como el X6). La velocidad está limitada a 250 km/h, pero con el paquete M Drivers opcional, se puede eliminar y llegar a 290 km/h, una frontera que se puede explorar, por ejemplo, en una autopista alemana sin restricción de velocidad.

Con sus 625 CV, los M superan a la competencia, desde los Porsche Cayenne Coupé Turbo (550 CV) y Range Rover Sport SVR (575 CV), hasta los Audi Q8 RS (600 CV) y Mercedes GLE 63 S (612 CV), que tienen tarifas de entre 152.000 y 170.000 euros. Solo los Bentley Bentayga Speed y Lamborghini Urus, que juegan en otra liga (pasan de 250.000 euros), ofrecen más caballos.

BMW

La calidad es la habitual en la marca alemana.

Los nuevos BMW M muestran imágenes más llamativas que las versiones normales, con mayor músculo y nuevos detalles aerodinámicos, y los Competition suman llantas más grandes atrás (de 22 pulgadas en lugar de 21) y diversos elementos decorados en color negro. En el interior, en cambio, se respira una atmósfera muy refinada, con acabados y materiales exquisitos, y las nuevas variantes mantienen una comodidad sorprendente para su potencial y planteamiento.

El consumo merece un capítulo aparte. Ambos modelos homologan un gasto medio de 12,5 litros cada 100 kilómetros, un valor muy meritorio para su enorme potencial, aunque en uso real costará bajar de 15 l/100 km, que sigue siendo un registro sobresaliente, y solo cuando se aprovechan gran parte de los 625 CV se dispara por encima de 20 litros.

Aparte de las prestaciones puras en línea recta, e incluso del citado consumo, sorprende casi más cómo se mueven estos SUV M por carreteras secundarias de curvas. Y es que la tecnología que recogen, y también sus enormes y pegajosos neumáticos, consigue difuminar sus casi 2,4 toneladas y hace que se comporten con una agilidad y eficacia dinámica inusitadas para su tamaño y peso.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no