Actualidad

Mazda CX-30: el espacio adecuado, la experiencia perfecta

El nuevo SUV compacto ofrece un tamaño equilibrado con un generoso espacio interior, eleva la calidad de sus materiales y trata el sonido como un estudio de grabación.

Mazda CX-30

Con el nuevo Mazda CX-30 la marca japonesa propone un SUV compacto en el que el equilibrio es la clave: sus dimensiones exteriores son las necesarias para que se trate de un vehículo ágil, pero también ofrece una habitabilidad reseñable y, además, es en el habitáculo donde se pueden apreciar aspectos muy elaborados, como la calidad general de los acabados y los materiales, así como el tratamiento exquisito del sonido, que elimina la rumorosidad exterior y ofrece una experiencia auditiva de lo más exclusiva.

Compacto por fuera, espacioso por dentro

Sus dimensiones exteriores lo acercan a la polivalencia del conocido Mazda CX-3, sin embargo el aprovechamiento del interior se alinea con la versatilidad de su hermano mayor, el Mazda CX-5. Los asientos gozan de un espacio suficiente entre sí para instalar cómodos reposabrazos y la distancia entre la primera y la segunda fila asegura hueco suficiente para las piernas y las rodillas. Además, su base está en un punto bajo para facilitar tanto el acceso como la salida de todos los ocupantes.

El maletero, por su parte, ofrece una capacidad de 430 litros que son muy aprovechables gracias a una amplia boca de carga de 1.030 milímetros. Por si fuera poco, con una altura de 731 mm respecto al suelo facilita la carga y descarga de bultos y equipaje.

Calidad de primer nivel

Mazda diseña el interior de todos sus automóviles pensando en el ser humano y su interacción con el coche, buscando que resulte lo más intuitiva y natural posible, algo que se traduce en una conducción más cómoda y precisa. Un buen ejemplo de ello es el diseño de los asientos que aplica los últimos avances en biología humana, así el asiento se mueve junto con la masa suspendida, sin retardo, y las fuerzas se transmiten con fluidez a la pelvis.

El nuevo Mazda CX-30 complementa este concepto con un acabado superior en su habitáculo, de corte artesanal y minimalista, utilizando materiales como el cuero para el volante y la palanca de cambios, así como molduras de aluminio que le aportan elegancia y superficies blandas tanto en el salpicadero como en las puertas. Todo ello asegura el bienestar de los pasajeros y le aúpa entre los mejores de su categoría.

Silencio y tratamiento del sonido

Otro aspecto en el que Mazda ha puesto especial esmero ha sido el sonido y se ha centrado no tanto en su reducción, sino en la calidad del mismo. Por una parte, la arquitectura del vehículo ayuda a reducir la rumorosidad exterior que llega hasta el habitáculo con la mejora de la capacidad de aislamiento; por otra, se ha realizado un estudio sobre tres pilares del sonido de alta fidelidad: el volumen, los cambios del tono y su dirección.

Prestando atención a estas tres características, se ha trabajado en la distribución de los altavoces para alcanzar una calidad similar a la de un estudio de grabación, tanto en el sistema de serie, el Mazda Hamornic Acoustics de tres vías y ocho unidades, como en el Bose opcional, con doce altavoces.

La elegancia del Mazda CX-30, la calidad del sonido y de sus materiales y su amplio espacio, aseguran una experiencia perfecta para este SUV híbrido que, además, tiene etiqueta ECO.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no