Actualidad

Qué tiene que ver un mueble sueco con el diseño de un coche japonés

Dar forma a un coche es un arte, hacerlo a través de todas las generaciones de un modelo supone además el desafío de la evolución constante.

Mazda CX-5

El Mazda CX-5 lleva diez años evolucionando de manera constante.

Un automóvil que llega al mercado es el resultado de un complejo proceso que implica investigación, desarrollo, ingeniería y diseño. La imagen que luce la versión final de cada modelo es la interpretación definitiva que los diseñadores hacen de la idiosincrasia de la marca, aplicada a lo que quieren representar con el vehículo. En el caso de Mazda, esto implica dar forma al lenguaje de diseño Kodo.

El concepto, Alma del movimiento, lleva guiando el diseño de los coches del fabricante japonés desde 2012, cuando se estrenó en la primera entrega del Mazda CX-5. Una década y dos generaciones después, el SUV ha comercializado más de tres millones de unidades y es el coche más vendido de la marca, y algunas de las mentes que han sido artífices de su éxito en términos de diseño siguen guiando su evolución hasta su última entrega, el Mazda CX-5 2022.

Hacia el minimalismo

Uno de los principales testigos de la progresión del CX-5 es Takanori Tsubaki, quien fuera diseñador principal de la segunda generación y actualmente jefe de Diseño de la compañía. Encargado de aplicar el lenguaje Kodo en 2017, admite que para evolucionarlo en la tercera generación ha estado muy influenciado por la idiosincrasia del mercado europeo.

El creador señala que los diseños de muebles escandinavos y su trabajo con el cristal responden a los mismos principios de funcionalidad, extrema simplicidad y belleza de la artesanía japonesa, por lo que buscó aplicarlos a la nueva entrega del todocamino.

“La manipulación de luces y sombras es común en las artes japonesas, como nuestras pinturas con tinta, que expresan la densidad contrastante de las sombras sin depender de las líneas. Creo que puedes sentir esto en el modelado del CX-5. Esta vez, hemos incorporado nuestra estética minimalista en toda la carrocería del automóvil, una nueva expresión del diseño Kodo», apunta Tsubaki.

Mazda CX-5
Tsubaki diseñando la puesta al día del CX-5.

Siempre desde la artesanía

En ese equipo de diseño hay alguien que lleva incluso más tiempo que Tsubaki formando parte de la historia del Mazda CX-5. Se trata de Takafumi Shimada, que lidera el modelado de arcilla del SUV desde su primera generación.

Ha dado forma, literalmente, a toda la saga con sus propias manos y cree que es la única manera de conseguir la excelencia y precisión características del modelado japonés. Con cada evolución del modelo ha buscado reinterpretar su esencia, algo que ha cristalizado en una última actualización con la que ha querido otorgarle una expresión tridimensional más profunda, pero sin comprometer los detalles.

Mazda CX-5
El modelo con arcilla es un método tradicional para dar forma al automóvil.

Y lo explica así: “Con el desarrollo del CX-5, me he desafiado cada vez con tareas más difíciles. Quiero seguir dedicándome a esto, sabiendo que conducirá tanto al crecimiento personal como al crecimiento del espíritu del diseño Kodo. Creo que el modelado avanzado encarna una sensación de tensión, incluso en una superficie blanda como la arcilla”.

Belleza y funcionalidad interior

Aunque el diseño exterior es la carta de presentación de un automóvil, es el interior el que va a permitir que el conductor y los ocupantes disfruten y se sientan cómodos. Es lo que consigue que se produzca el ‘Jinba-Ittai’, el vínculo que une a vehículo y conductor.

Es algo de lo que es plenamente consciente Akitomo Hara, diseñador de interior del Mazda CX-5 2022, quien admite que se incorporó a Mazda porque “es el mejor lugar para fabricar los coches en los que querría viajar”.

Tomó como referencia la gran capacidad interior de la primera generación del todocamino y la mejora de materiales de la segunda para crear la puesta al día de la tercera: “Me propuse desarrollar aún más el concepto de capacidad de Mazda combinado con la facilidad de uso y una apariencia hermosa. Estoy muy emocionado con los resultados. Mejoramos mucho la funcionalidad del maletero. Es complicado hacer cambios tan amplios en un modelo revisado. En realidad, actualizar es más difícil que comenzar un nuevo diseño desde cero”.

Akitomo Hara en el interior de un Mazda CX-5.

La importancia de los materiales

En este proceso, al contrario de lo que ocurre con el lanzamiento de una nueva generación, donde los cambios son totales, son los pequeños detalles los que tienen la responsabilidad de dar un aire nuevo al modelo.

Aira Matsumoto, diseñadora de colores y materiales, es consciente y explicado el reto que supone: “Aclarar su atractivo a través de cambios menores en esta nueva versión y mejorar la coordinación entre el interior y el exterior”. El ejemplo más claro de ello es el acabado Newground, con la imagen más campera de toda la gama y que destaca por los sutiles detalles interiores de color lima.

Matsumoto admite, además, que su inspiración proviene de objetos cotidianos sin aparente relación entre sí: “El espíritu japonés de la artesanía nos inspira tanto para encontrar el equilibrio entre los materiales en un espacio determinado, como para considerar cosas como la altura del sol de verano o la sensación de un día nublado a la hora fabricar los materiales con los que se producen los automóviles”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no