Conducir

La nueva campaña de la DGT contra las bajas temporales

Tráfico recuerda por carta a los propietarios la posible situación irregular de sus vehículo y les insta a que, si es necesario, tramiten las bajas definitivas.

Que es un coche zombi

La DGT sospecha que muchos coches dados de baja temporal pueden seguir circulando.

La DGT insiste: inquieta la abundancia de coches ‘zombis’ en España. Se trata de automóviles en teoría retirados, pero sin constancia oficial de su paradero. Se supone que existen y que están inmovilizados, pero no se sabe dónde.

Cuando se decide apartar un coche de la circulación (porque se ha comprado otro o porque ha sido declarado siniestro total, por ejemplo), el propietario está obligado a darlo de baja y en ese momento desaparece a efectos prácticos: ya no puede utilizarse de nuevo.

Lo ortodoxo es tramitar una baja definitiva, pero existe la modalidad temporal para casos en los que no se quiere usar el vehículo durante un tiempo determinado y sí retomarlo más adelante. El trámite es sencillo, barato y rápido, y además reversible.

Y por eso mismo ha tomado un protagonismo excesivo que incomoda a la DGT: las temporales alcanzan ya el 50% de las bajas anuales. Según datos de Tráfico, en 2004 se tramitaron 60.982 bajas temporales, que supusieron un 5%. El año pasado se registraron 1.087.975 bajas, y solo la mitad de ellas fueron definitivas. El problema es que Tráfico no sabe dónde están esos coches ‘zombis’: a efectos prácticos están muertos y enterrados, pero probablemente pululan por ahí. Enteros o a trozos.

Susana Gómez, subdirectora adjunta de Vehículos de la DGT, intuye que muchos conductores, cuando deciden vender su coche o deshacerse de él, lo entregan, sin saberlo, a un “desguace irregular” o a empresas de compraventa de legalidad dudosa. 

Los conductores confían en que será retirado definitivamente de la circulación cumpliendo la normativa medioambiental y de tráfico, pero estos desguaces solicitan la baja temporal, de modo que evitan descontaminarlo, destruirlo y darlo de baja definitivamente. Y la DGT sospecha que o bien circulan por España fuera de la ley (sin seguro, sin la ITV pasada, sin pagar impuestos…) o bien han terminado en el mercado negro, vendidos por piezas o exportados para su comercialización ilegal en otros países.

Cómo se solicita una baja temporal

El propietario de un vehículo puede darlo de baja temporalmente por tres motivos principales, según tiene previsto la DGT:

El trámite es cómodo (se realiza en persona o en la Sede electrónica de la DGT)cuesta 8,50 euros (si se trata de un robo, la tasa no se cobra). Y, como indica Tráfico, “este tipo de bajas tiene un carácter temporal, sin una fecha límite y se podrá revertir o pasar a baja definitiva”. Este es uno de los resquicios por donde se cuelan los coches zombis: como no hay límite de tiempo y el proceso resulta sencillo, aumentan cada vez más los vehículos dados de baja cuyo paradero se desconoce.

Tráfico recomienda recurrir exclusivamente a Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos, que cumplen la ley y sí tramitan la baja definitiva. En octubre de 2019 la DGT hizo un envío de cartas informativas para recordar a los propietarios la situación de sus vehículo e instarles a que, si es necesario, los dieran de baja definitivamente. Y ahora ha empezado una nueva campaña.

“Con esta carta esperamos poner en alerta a aquellas personas que han podido ser engañadas, pensando que entregaron su vehículo para ser dado de baja con carácter definitivo y sin embargo, solo le realizaron una baja temporal”, explica Susana Gómez.

Esta medida es un paso previo a la modificación reglamentaria que tiene prevista la DGT: se pretende establecer una fecha de caducidad a las bajas temporales para evitar el mal uso de este trámite administrativo.

CÓMO TRAMITAR UNA BAJA DEFINITIVA

Como explica la DGT en su sede electrónica, para dar de baja un vehículo se debe llevar a un centro autorizado de tratamiento de vehículos, que se encargará gratuitamente de realizar el trámite. El propietario recibe un certificado de destrucción del vehículo y el justificante de la baja definitiva, que se debe conservar para posibles comprobaciones futuras por parte de la Administración. La única excepción son los vehículos de época o históricos, con valor de colección o destinados a museos que no vayan a destruirse, para lo cual hay que dirigirse a cualquier jefatura u oficina de Tráfico.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no