Conducir

Así se activa el aviso de radares en Google Maps

La popular aplicación de navegación dispone de un servicio de localización de controles de velocidad fijos y móviles.

Google Maps

La navegación de Google Maps incluye la localización de los radares fijos de la DGT.

Fijos, móviles, helicópteros, drones… Más de 1.600 controles de velocidad están operativos en la red de carreteras nacionales durante estas vacaciones. La Dirección General de Tráfico (DGT) realiza semejante despliegue de radares para controlar los excesos durante una época del año con un volumen muy importante de desplazamientos, muchos de ellos más largos de lo habitual. Este departamento apela a la función disuasoria de los mismos, por lo que los cinemómetros fijos están localizados y señalizados por la propia DGT.

En este sentido, las aplicaciones para teléfonos inteligentes o navegadores GPS que gestionan esta base de datos, actualizándola convenientemente, son muy útiles para los conductores. Liberan al automovilista de estar pendiente de su señalización, ya que avisan con la antelación suficiente para regular la velocidad en caso de que se circule por encima de los límites.

Una de las más populares es Google Maps, al depender del gigante de internet y estar disponible en millones de dispositivos con el sistema operativo iOS, de Apple, y Android. La cartografía y navegación de Maps incluye la localización de radares fijos y móviles.

La utilización de este servicio es absolutamente legal, no se trata de un detector de banda o de un inhibidor, simplemente recoge la información publicada por la DGT y se le ofrece al automovilista posicionada en el mapa y con advertencias sonoras. Es así en lo que se refiere a los dispositivos fijos. La ubicación de los móviles, al igual que otras aplicaciones de carácter colaborativo, se basa en la localización facilitada por otros conductores, por lo que su fiabilidad es muy inferior y puede presentar variación en cortos periodos de tiempo.

Su funcionamiento 

Disponer de esta localización y avisos es muy sencillo una vez se comienza a utilizar Google Maps. Tan solo es necesario elegir un punto destino y, a continuación, seleccionar la ruta propuesta por el sistema que mejor se adapte a nuestras necesidades e iniciar la navegación. A partir de ese instante, en el mapa aparecerán marcados los radares fijos en color naranja, mientras que los móviles, menos fiables, están identificados en color azul.

Antes de iniciar la marcha, se puede pinchar sobre estos iconos para obtener algunos datos añadidos al respecto, como el tipo de dispositivo del que se trata o la última actualización de su ubicación (en el caso de los móviles).

Dicha funcionalidad deja de estar disponible una vez el vehículo comience a circular, por razones obvias de seguridad, aunque la información por supuesto sigue facilitándose. Junto a las instrucciones de navegación hasta el destino se incluyen los avisos sonoros con antelación a la llegada a cada control de velocidad. Una buena forma de permanecer atentos a los límites y no cometer imprudencias superándolos, con el riesgo de la consiguiente sanción o accidente.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no