Conducir

Cómo quitar la arena del coche sin estropear la pintura o el parabrisas

Frotar la carrocería sin quitar el polvo previamente podría ser desastroso. Un repaso a las claves para eliminar los restos de la calima.

calima coche

Un coche estacionado cubierto de polvo tras la tormenta de arena.

El cielo de varias ciudades de España se ha teñido de naranja estos días. Como ya ocurrió con ‘Filomena’ en 2021, ahora otro fenómeno natural afecta a buena parte del país y, de paso, a los coches. Con la llegada de la borrasca Celia y su tormenta de arena, los automóviles se encuentran más expuestos y el funcionamiento del motor puede verse afectado. Por este motivo, no está de más conocer algunos trucos para lograr que ese perjudicial elemento no dañe el coche.

Y otro detalle importante que (en vista de las aglomeraciones en los lavados de las estaciones de servicio), no parece tenerse en cuenta: hay que limpiar el coche en profundidad solo cuando se tenga la certeza de que no se ensuciará de nuevo en el corto plazo. Si la calima perdura algún día más, como se prevé, de poco servirá el esfuerzo de hoy si al día siguiente la situación se repite.

Calima y arena: ¿cómo limpiar y lavar el coche?

El coche se debe limpiar a fondo, ya que la arena se incrusta más a medida que pasan los días y puede causar daños irreparables en la carrocería, los cristales o los faros. Estos son los consejos básicos:

  1. Utilizar aire a presión. Es el primer paso para una correcta limpieza. Puede valer un hinchador doméstico o el compresor de una gasolinera, pero es imprescindible eliminar toda la arena antes de echarle agua.
  2. Usar agua a presión. Una vez eliminada la arena, se utiliza agua a presión para que todo quede resplandeciente, pero sin frotar. Debe hacerse así, pues a poco que haya quedado algún granito de arena, si se frota con fuerza se arañará la carrocería. Por eso mismo es aconsejable no utilizar trapos ni esponjas duras.
  3. Limpiar los bajos. En la medida de lo posible, es ideal darle un buen repaso a los bajos del coche, grandes olvidados de la limpieza. En caso de no disponer de unas borriquetas para el automóvil (algo por cierto muy económico) la solución es llevarlo a un taller de lavado. Tomando, eso sí, algunas precauciones.
  4. Evitar rodillos con cerdas de plástico. En el túnel de lavado, hay que elegir el programa más largo de lavado y evitar rodillos con cerdas de plástico. Para rizar el rizo, se pueden utilizar tratamientos de agua osmotizada, que elimina el cloro, la cal y otras sustancias que pueden dejar manchas en el coche.
  5. Limpieza interior. No hay grandes secretos: aspiradora, precisión y paciencia.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no