Conducir

¿Por qué tardan tanto en cambiar de coche los conductores españoles?

El parque móvil en España tiene una antigüedad de más de 12 años; en 2008 la edad promedio de los coches en circulación era de 8,39 años.

comprar y cambiar coche

Los coches de más de 15 años ofrecen un nivel de seguridad muy inferior.

“No he cambiado de coche desde hace diez años. ¡Y que me dure muchos más!”. “Tengo un coche indestructible. A punto de cumplir 20 años y aguanta lo que le eches”. “Hasta que no me deje tirado y la solución no tenga remedio, seguiré con lo que tengo. Es lo que hay”. Estas tres opiniones reales de conductores ponen de relieve uno de los factores de riesgo que más afectan a la seguridad vial, que es la edad de los vehículos. En España, además, este problema se agrava. Muy pocos se deciden a comprar coche.

Las estadísticas demuestran que el español es el parque móvil más viejo de Europa, con una media de algo más de 12 años para los automóviles. En el caso de los vehículos comerciales, la edad aumenta hasta los 12,5 años. Con casi 33 millones de automóviles matriculados, el 61,8% de los coches que circulan por las carreteras y ciudades tiene, al menos, 10 años de vida, según la memoria de 2017 de la patronal de fabricantes de automóviles, Anfac.

Los números resultan demoledores. En la última década, coincidiendo con los efectos de la crisis económica que arrancó en 2008, el parque automovilístico español ha envejecido casi un 50%, con todo lo que ello supone. La Dirección General de Tráfico (DGT) advierte, por ejemplo, que en la mitad de los accidentes con víctimas en carretera secundaria está implicado un coche de más de 10 años.

“La antigüedad se ha convertido en un factor determinante en la siniestralidad vial: según algunos estudios, la renovación completa de todos los automóviles en nuestro país reduciría el número de fallecidos en accidentes de tráfico entre un 30% y un 40%”, sostiene Tráfico en un artículo publicado en su revista.

Pero ¿por qué a los españoles les cuesta tanto comprar coche? “Es la segunda inversión más importante para una familia después de una vivienda y, en entornos de incertidumbre, confusión o posible empeoramiento de las condiciones económicas, la decisión de compra se retrasa”, apunta la directora de Comunicación de Anfac, Noemi Navas.

En Europa, la situación difiere. En Francia, Alemania, Austria, Reino Unido, Irlanda y Noruega, la edad media del parque automovilístico se sitúa en torno a los nueve años, y en Noruega e Italia no llega a los 11 años. Pese al crecimiento de las ventas de los últimos años, sobre todo desde 2012, este fenómeno no ha cesado en España. Fue durante la crisis cuando cayeron en picado las matriculaciones de los vehículos nuevos.

“Los consumidores eligieron otras opciones más asequibles como los coches de segunda mano”, reconocen en Anfac. Esto contribuyó a que el parque acelerara su envejecimiento a casi el doble de edad: de siete años en 2007 se pasó a los 12 actuales. Se da la circunstancia que, hasta mediados de la primera década de este siglo, España contaba con uno de los parques automovilísticos más jóvenes de Europa, con una media de algo más de ocho años.

Precisamente el mercado de vehículos usados potencia de manera importante el segmento de automóviles más antiguos. Según datos de la patronal, en 2017 más del 59% de las compraventas corresponde a transferencias de coches que superan los 10 años. Y en el último lustro, se han transferido más de 680.000 vehículos con más de 20 años de funcionamiento. Solo en 2018 se vendieron más de 166.000 coches matriculados antes de 1998, con los efectos negativos que implican sobre el medioambiente y la seguridad vial.

“Si continúa este ritmo de matriculaciones y bajas, no dejará de incrementarse la edad media del parque al menos hasta el año 2020. Por tanto, si mantenemos esta estadística podríamos decir que un coche comprado en 2020 seguirá en las carreteras hasta más allá de 2032 o 2033”, advierte Navas. En su opinión, son los vehículos modernos, con las últimas tecnologías de bajas y cero emisiones, lo que verdaderamente forman parte de la solución.

comprar coche

Los coches de más edad perjudican al medio ambiente. / álvaro garcía

Anfac advierte que el 20% de los vehículos en circulación, los más antiguos, son responsables del 80% de la contaminación. “Además, un vehículo de más de 10 años emite más de un 30% más de CO2 que uno nuevo”, insiste la patronal de fabricantes, quien aboga por la necesidad de activar un plan de achatarramiento que impulse la renovación del parque.

Las restricciones al diésel

Tampoco ayuda, en opinión del sector, la incertidumbre generada a raíz del veto al diésel. “Quien se quiere comprar coche se encuentra con muchos interrogantes… y aplaza la decisión. Eso está pasando ahora, se frenan las matriculaciones”, afirma Nuria Álvarez, de la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (CONEPA). La cruzada contra las emisiones de los vehículos de gasoil y su fecha de caducidad en 2040 ha hecho que aumenten las ventas de coches de más de 15 años.

Al aumento de la edad del parque móvil se suma otro factor preocupante, que es su estado de deterioro. Cuando no hay dinero, no lo hay para nada: ni para comprar, ni para mantener, lamentan los responsables de los talleres mecánicos. “Podría pensarse que a los talleres les interesa que el parque no se renueve. Nada más lejos de la realidad. Cuantos más vehículos haya en la calle les irá mejor a las empresas del sector”, cuenta Nuria Álvarez. Además, los usuarios no invierten demasiado en un coche viejo. “El mayor negocio de los talleres procede de vehículos de entre cinco y diez años de vida. Al principio, apenas se estropean y, cuando son demasiado viejos, los conductores se gastan lo mínimo en su mantenimiento”, apunta esta experta.

El  análisis de CONEPA confirma otro dato: crecen más las visitas al taller causadas por averías que por mantenimiento periódico o preventivo. “Los automovilistas lo tienen que saber: los coches son muy fiables, pero son máquinas que necesitan ser revisadas con periodicidad. Muchos usuarios se olvidan del mantenimiento. Tener un coche es una responsabilidad que implica una serie de cosas: tener seguro, pasar la ITV, pagar tus impuestos… y acudir al taller a mantenerlo, porque es también una contribución a la seguridad vial”, concluyen desde CONEPA.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no