Conducir

Consejos para alquilar una moto en vacaciones: ¿en qué hay que fijarse?

Las motocicletas de alquiler se convierten en la mejor opción para disfrutar del veraneo por su practicidad y los precios más asequibles en comparación con los coches.

Moto

Alquilar una moto es la mejor manera de conocer un destino en vacaciones / Harley-Davidson

Si al destino elegido para pasar las vacaciones de verano se llega en avión, tren o autobús, alquilar un vehículo para moverse por la zona permite disfrutar más del ocio. Aunque el coche sea la opción más demandada, la moto es una alternativa perfecta para evitar los atascos o acceder a zonas restringidas.

Pero, al igual que se hace con un apartamento o con un coche, antes de arrendar una motocicleta hay que seguir algunas recomendaciones.

Buscar y comparar antes de alquilar

La primera tarea consistirá en buscar el tipo y modelo de moto que mejor se adapte al presupuesto, y sobre todo, a la experiencia y habilidades de conducción. Lo ideal es buscar en diferentes páginas web de alquiler de motos que se encuentren en la zona del destino de verano. Es fundamental que las empresas de alquiler con quien se contrate sean reconocidas y profesionales.

La segunda tarea es averiguar qué tipo de moto se puede conducir con el carnet que se posee. En España y el resto de países del espacio económico europeo, suelen ser compatibles.

El precio del alquiler varía en función de los días de arrendamiento. El coste por día se irá abaratando según vaya aumentando el tiempo de tenencia. Así mismo, habitualmente dentro de la tarifa de alquiler están incluidos el seguro obligatorio (con franquicia de unos 500 euros, aproximadamente) y un casco. Si se necesita un segundo casco, un baúl, unos guantes, un candado o cualquier otro artilugio, se suelen cobrar aparte de la tarifa de alquiler.

Es importante recordar que el alquiler de cualquier vehículo lleva implícito un depósito o fianza que generalmente va contra la tarjeta de crédito que se usa para hacer el pago. Esa fianza se devuelve a la entrega del vehículo siempre que este no haya sufrido ningún percance.

Otros consejos para alquilar una moto

Aunque no parezcan determinantes, hay otros aspectos que ayudan a elegir el tipo de moto y a evitar sustos con el alquiler.

  • Carreteras. Un aspecto importantísimo es conocer el tipo de vías por las que se va a transitar. Al no conocerlas de antemano, un paseo virtual por Google Maps evitará sustos e incidentes. Además, esto ayudará a escoger el tipo de moto necesaria para esos recorridos: escúter, trail, custom o deportiva.
  • Revisión. Aunque no se actúe de mala fe por parte de las compañías arrendatarias, hay veces que a los empleados se les pasa tomar nota de todos los desperfectos de la motocicleta antes de entregarla. Es imprescindible revisar la moto de arriba a abajo a conciencia. De hecho, es una muy buena idea hacer fotos de toda la moto. De esta manera, en caso de que haya problemas con el depósito, poder demostrar que ese arañazo, raspón o desperfecto ya estaba allí al recogerla.
  • Moto encendida. Si al recoger la moto la traen en marcha, hay que apagarla y encenderla de nuevo. De esta manera se comprueba in situ que no tenga problemas de arranque o eléctricos.

Seguro

Existen dos preguntas fundamentales que hay que poder responder antes de alquilar una moto: ¿qué sucede en caso de avería?, ¿qué ocurre en caso de accidente?. Es imprescindible entender el tipo de póliza y coberturas que se han contratado para evitar malos entendidos.

En principio, los seguros de las motocicletas de alquiler tienen que cubrir, por ley, la responsabilidad civil de circulación, los daños a ocupantes y la asistencia en viaje. Es raro que, además, incluyan el robo u otras coberturas, pero es mejor enterarse bien antes de proceder al alquiler.

En este aspecto, la mejor opción es siempre pagar un poco más y contratar las coberturas más altas posibles para evitar sustos a la hora de sufrir algún percance.

Cómo ahorrar dinero al alquilar una moto

  1. Recoger la moto en horario de oficina. Si se hace por la noche o de madrugada es más que probable que exista un recargo que haya que pagar.
  2. Dejar y recoger la motocicleta en los aeropuertos. Suele ser más barato que en las agencias del centro de las ciudades.
  3. Reservar con antelación. Una buena forma de ahorrar un dinero es hacer los trámites con suficiente antelación, especialmente si se viaja en temporada alta.
  4. Edad y antigüedad del carnet. Los menores de 25 años o que cuentan con menos de cuatro años de carnet van a pagar más al alquilar una moto a sus nombre. Las empresas tienen en cuenta estas variables a la hora de ofrecer la tarifa y el seguro.
  5. A más días de alquiler, mejores precios. Como ya se ha comentado, el precio baja proporcionalmente a los días de alquiler. Cuatro días siempre va a salir más caros (en proporción) que tres semanas. Si solo se necesita una moto un par de días para recorrer el centro de cualquier ciudad, quizá sea suficiente usar motos compartidas en lugar de alquilar una.

Sobre la firma

Entusiasta del motor en toda su magnitud, preferiblemente los V12. Me dijeron que cuatro ruedas eran mejor que dos, por eso me compré otra moto. Claro que también me apasiona cuando van las cuatro juntas. He trabajado como creativo publicitario para muchas marcas de coches y motos e hice la mili en esto de juntar letras en la editorial Luike.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no