Conducir

La DGT multa a seis conductores por distraerse fumando

Aunque la legislación no lo prohíbe, los agentes han sancionado a automovilistas que no prestaban la atención necesaria por esta actividad.

Fumar conduciendo

Los riesgos de distracciones por el tabaco durante la conducción son evidentes.

La Dirección General de Tráfico (DGT) realizó una campaña especial de vigilancia y concienciación sobre las distracciones entre los días 16 y 22 de este mes. Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlaron en este periodo a más de 342.000 vehículos, realizando 8.213 intervenciones que se tradujeron en 5.749 denuncias a conductores que realizaban acciones que suponían la pérdida de atención en la carretera.

Más de un tercio de ellas, en concreto el 38,5%, correspondieron al uso manual del teléfono móvil mientras se conducía sin el obligatorio sistema de manos libres. Además de los 2.267 conductores sancionados por ese motivo, otros 384 fueron multados por usar cascos o auriculares conectados a los propios teléfonos u otros dispositivos musicales.

Al margen de estas acciones más frecuentes, los agentes de la Guardia Civil cumplimentaron otras 1.392 denuncias por otras infracciones que provocaban distracciones al volante, desde comer (32 casos) hasta colocarse el cinturón durante la conducción (372) pasando por buscar objetos en el habitáculo (78), leer mientras se conducía (128) o distraerse con otros ocupantes del vehículo (32).

En un número inferior pero reseñable por su particularidad figuran los seis conductores multados por distracciones relacionadas con el tabaquismo. Aunque el Reglamento General de Circulación no prohíbe explícitamente fumar mientras se conduce, los agentes tienen potestad para sancionar acciones que puedan desviar la atención del tráfico por este motivo.

El principio básico de esta argumentación se basa en el artículo del reglamento que señala que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción para garantizar su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”. Por ello, buscar una cajetilla de tabaco, manipular un mechero o encender un cigarrillo puede ser causas de sanción, como ha ocurrido en media docena de ocasiones durante la última campaña de control de la DGT.

 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no