Diez trucos para refrescarse en el coche sin aire acondicionado

Son varias las fórmulas para no pasar calor en el coche y sin depender del aire acondicionado. Incluso, con el método japonés se puede bajar hasta 10 grados.

Pasar calor en el coche

A estas alturas ya sabemos que para enfriar las bebidas rápidamente tan solo hay que ponerlas en un cubo con hielo y sal, pero ¿y el coche? Cada año nos enfrentamos a los rigores del verano al subir a nuestro automóvil: asientos que achicharran y el volante que hay que cogerlo con dos dedos porque quema.

Esta vez nos hemos propuesto encontrar la mejor forma de mantener fresco nuestro coche para que nada perturbe nuestro merecido descanso estival.

Enfriar el coche hasta 10 grados

El primer truco que nos viene a la cabeza es ese que lleva un par de años circulando por Internet y donde unos japoneses demuestran cómo bajar hasta 10 grados la temperatura de un coche que ha estado a pleno sol. Y todo ello sin usar el aire acondicionado.

Consiste en bajar una de las ventanillas del coche y abrir y cerrar 5 o 6 veces repetidamente la puerta opuesta a la de la ventanilla abierta. Este método está basado en la física de cambio de presiones que vacía el aire caliente del interior por empuje.

Sombra, fiel amiga

Ya lo decía María del Monte, la sombra en verano es el mejor método para estar fresco. Es complicado, pero procura dejar el coche en la sombra. Si conoces el lugar fíjate donde da la sombra a lo largo del día para dejarlo el mayor tiempo posible en ella.

Y recuerda, el sol sale por el este y se pone por el oeste. Eso sí, procura no dejarlo bajo un árbol, los pájaros no vuelan cuando hace mucho calor y cuando no vuelan suelen hacer otras cosas que manchan mucho.

Además de esto, otra buena idea es proteger al coche de los rayos solares aparcando dentro de un estacionamiento cubierto. Aún mejor si es subterráneo, aunque sea complejo encontrar una plaza.

Ventanillas bajadas

Si como a Lawrence de Arabia no queda más remedio que dejarlo en pleno sol, deja las ventanillas un poco bajadas al aparcar, con 1,5 cm es suficiente. Esto hará que circule el aire caliente hacia fuera y que dentro no se cree la atmósfera de Mordor.

Ropa ligera

Cuando el calor aprieta procura viajar cómodo y con poca ropa. Es evidente que no acalora igual viajar con traje y corbata que en bikini y chanclas, pero en la medida que puedas lleva ropa fresca.

Otro consejo: evita también vestir de oscuro, estos colores absorben más los rayos del sol que entran por el cristal que los tejidos claros y te recalentarás antes.

Agua, otro aliado

Refrescarse bien antes de entrar en el coche. Mójate el pelo, la nuca y las muñecas que son las partes que más rápido distribuyen la sensación de frescor por todo el cuerpo.

Mejor tener pocas luces

Instala láminas polarizadas o parasoles en las ventanillas traseras esto evitará que entre la luz solar, pero también el calor y los rayos ultravioleta (lleva crema solar que también es bueno para protegerse de esos rayos).

Cuidado, porque en algunos países llevar lunas tintadas, laminadas o poner vinilos que no permitan ver el interior es ilegal. En España está prohibido tintar las lunas delanteras (parabrisas, ventana piloto y copiloto) y todo cristal situado a 180º alrededor de la visión de conductor.

El truco del trapo húmedo

A lo anterior se suman dos trucos útiles para coches que no cuenten con aire acondicionado. El primero es poner un paño mojado en la salida del aire puede hacer que aumente la sensación de frescor en el habitáculo.

El segundo: utilizar reflectores de aire. Ya que las ventanillas bajadas son tu único aliado contra el calor, al menos que no molesten. Los reflectores permiten una ventilación eficiente a grandes velocidades, evitando crear remolinos de aire y ruido en el interior del coche.

Bajar ventanillas

Ahora bien, si se cuenta con aire acondicionado en el coche pero se quiere utilizar lo menos posible, también hay opciones. Lo normal es que un día de calor llegues al coche y dentro haya un microclima venusiano incompatible con la vida, por eso lo primero de todo es arrancar y poner el aire a la temperatura más baja y con el soplido más alto.

Pero si quieres hacerlo con un poco de sentido común, lo primero que deberías hacer es bajar las ventanillas para sacar el aire caliente fuera circulando así un par de minutos. En este caso es más importante que el soplido sea fuerte a que la temperatura sea la más baja.

Cambia de aires

Llega el primer día de calor y el aire del coche no enfría ni una gota. Una revisión anual del sistema de aire acondicionado siempre es conveniente sobre todo para asegurarnos de que tiene suficiente carga de gas refrigerante. Hasta Darth Vader cambiaba el aire del casco de vez en cuando.

No dejes de mirar también los filtros de polen que la primavera los habrá dejado finos y por ahí no pasa ni la mitad de aire.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

multa matricula
tacometro

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no