Conducir

La llamativa respuesta de la DGT ante una duda sobre las rotondas

Tráfico da una solución inesperada a un conductor que no sabía quién tiene prioridad en una glorieta de dos carriles en la que desemboca una carretera de tres viales.

rotondas

Los accidentes mortales en rotondas han crecido en los últimos años. / GETTY IMAGES

Aunque su principal objetivo es mejorar la fluidez del tráfico en las intersecciones, lo más habitual es que las rotondas causen accidentes en el asfalto, algunas discusiones y cierto ruido en las redes sociales, con respuestas como la que la Dirección General de Tráfico ha dado a un conductor que no tenía claro de quién era la prioridad en una situación concreta.

Ante la duda, más allá de la norma general y en una circunstancia especial –según la cuenta de Twitter de la DGT– la prioridad la marca la educación de los automovilistas, por ejemplo cuando una carretera de tres carriles desemboca en una rotonda de solo dos viales y tres vehículos llegan a la vez. En este caso en particular, para evitar un golpe, lo apropiado es que uno deje pasar a otro, o viceversa. “Quien llega primero y la cortesía, son las normas a utilizar. Saludos», responde Tráfico.

Lo común, no obstante, es que en la carretera y en las vías urbanas haya choques en las glorietas. Entre 2015 y 2019, en España se produjeron 45.153 siniestros con víctimas en intersecciones giratorias, sumando 317 muertos y 58.500 heridos de diversa consideración, según un informe reciente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

El estudio de AEA–que tiene en cuenta sólo los siniestros con víctimas– refleja un aumento significativo de siniestros en las glorietas urbanas (28,5%); como dato positivo, los accidentes en rotondas interurbanas se redujeron un 11%.

Cómo conducir en las rotondas

Prioridad. El conductor que circula por el carril exterior siempre tiene la prioridad en este carril, por encima de aquellos que se incorporen a la rotonda, o aquellos que circulen por el carril interior
El carril de entrada. No hay una regla estricta, pero sí recomendaciones. Por ejemplo, cuando vayamos a coger la salida de la derecha o a seguir recto en la glorieta, sería mejor que entráramos por el carril externo. Por el contrario, si vamos a girar a la izquierda o a cambiar de sentido, tendríamos que entrar utilizando el interno.
Circulando. Tráfico deja claro que, de manera general, hemos de utilizar el carril exterior. Así cruzaremos menos carriles y las maniobras serán más seguras.
Carril izquierdo. Existe la creencia de que debes usarlo para girar a la izquierda o tomar la última salida, pero no es una obligación. Tampoco es verdad que no se pueda circular por él: se puede ocupar cuando el exterior está congestiondo, por ejemplo.
La salida, por la derecha. Una regla sencilla y esencial: al abandonar una rotonda deberemos hacerlo siempre desde el derecho (y cambiarnos a él con antelación suficiente).

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no