Las nuevas señales de tráfico que prepara la DGT para 2023

El Reglamento General de Circulación incluirá nuevas placas y marcas viales a mediados del próximo año.

Una de las nuevas señales de peligro que llegarán al reglamento de circulación.

El trenecito que parece del siglo XIX y que avisa, en una señal de peligro, de la proximidad de un paso a nivel sin barreras abandonará antes o después las carreteras. En su lugar, la misma amenaza la simbolizará una locomotora de alta velocidad que mira de frente al conductor. 

Las nuevas señales de tráfico llegarán al reglamento de circulación a mediados de 2023, con la entrada en vigor de un real decreto que han elaborado, entre otros organismos, los ministerios de Transportes e Interior y la Dirección General de Tráfico (DGT). 

También será diferente la señal previa a un paso de peatones, al igual que la de ‘stop’, con nuevas medidas y formas para sus letras. Y se añade, por ejemplo, una que advierte de la posibilidad de que los jabalíes crucen la calzada. 

Del mismo modo, la nueva movilidad (y los riesgos y normas que acarrea) estrena sus propios gráficos: nace, por ejemplo, la señal que prohíbe el paso expresamente a los patinetes eléctricos. Y la que anuncia una electrolinera.

Ya está redactado el borrador del real decreto, pero por delante quedan su llegada al Congreso, la posibilidad de enmiendas, el visto bueno del Senado y el regreso a las cortes generales. La asociación de fabricantes de señales AFASEMETRA calcula que será a mediados del próximo año.

Señales de tráfico antiguas

El origen de esta reforma está en el propio paso del tiempo. En su exposición de motivos, el borrador del real decreto se pregunta si la señalización vial del Reglamento General de Circulación, aprobado hace 18 años, mantiene su “potencial comunicativo y consigue la adecuada comprensión de la información por parte de los usuarios”.

Como respuesta, el propio texto propone modificar el catálogo oficial de señales para “maximizar el bienestar de los ciudadanos” y mejorar la seguridad vial. Y lo hará con diseños que faciliten la visibilidad, como ocurre con el contorno que rodea las piernas de las personas en las señales de paso de peatones. 

Además, con el cambio se procura eliminar señales que han caído en desuso y dar respuesta a las nuevas necesidades; entre otras, las de los ciclistas.

También se pretende modernizar los pictogramas y eliminar las “connotaciones de género”. Ocurre en la señal P-21, que advierte del “peligro por la proximidad de un lugar frecuentado por niños”: ahora es ella quien lleva al niño de la mano.

Sin fecha de instalación

En la práctica, sin embargo, las nuevas señales de tráfico tardarán en llegar a las carreteras. Al menos, a la mayoría de las vías. Aparte de que el real decreto entre en vigor antes o después, hacia el verano de 2023, no hay prisa por llevar las modificaciones al asfalto. “Los nuevos catálogos propuestos –dice la memoria– no obligan a ninguna administración a la instalación de nuevas señales verticales y marcas viales”. 

Tampoco se establece ningún plazo determinado para la desinstalación o sustitución de las placas. Las señales se cambiarán cuando lo decidan los titulares de las vías “por motivos de conservación y mantenimiento”. 

En su último informe, la Asociación Española de la Carretera revela la necesidad de renovar 100.000 placas en la red viaria estatal y otras 260.000 en las carreteras autonómicas por su mal estado.

De ellas, 233.000 superan los siete años de edad: su visibilidad nocturna no está garantizada, porque ha caducado el material retrorreflectante. Respecto a las marcas viales, deberían repintarse en 20.000 kilómetros de calzadas.

La patronal AFASEMETRA, que se felicita por la renovación del catálogo, considera que debería acelerarse el proceso. “Es evidente que sustituir todas las señales y marcas viales cuyo diseño cambie implica una gran inversión, que no se puede acometer de hoy para mañana, pero consideramos necesario establecer un plazo prudente de moratoria”, sostienen fuentes de la asociación.

Nuevas señales de tráfico para 2023

P‐35. Peligro por la proximidad de un tramo comprendido entre una confluencia y una bifurcación donde se producen distintos movimientos de cambio de carril por parte de los vehículos, cruzándose sus trayectorias y aumentando por ello el riesgo de que se produzcan colisiones.

P‐24a. Peligro por la proximidad de un lugar donde frecuentemente la vía puede ser atravesada por animales en libertad, tratándose en una proporción muy significativa de jabalíes.

P‐33. Peligro por la proximidad de un tramo en el que frecuentemente la circulación se ve dificultada por una pérdida notable de visibilidad debida a niebla, lluvia, nieve, humos, etc.

P‐8. Peligro por la proximidad de un paso a nivel no provisto de barreras o semibarreras.

P‐20a. Peligro por la proximidad de uno o varios pasos para peatones

P‐21b. Peligro por la proximidad de un lugar frecuentado por ancianos, como un centro dedicado a la tercera edad, una residencia, etc.

P‐21a. Peligro por la proximidad de un lugar frecuentado por niños, como una escuela, una zona de juegos, etc.

P‐22a. Peligro por la proximidad de uno o varios pasos para ciclistas.

R‐2. Obligación para todo conductor de detener su vehículo ante la próxima línea de detención.

R‐118. Prohibición de acceso a vehículos de movilidad personal.

R‐120. Prohibición de acceso a vehículos en función de su distintivo ambiental u otros criterios ambientales que se establezcan. Las condiciones se especificarán en un panel complementario S‐860 o en un cartel en el que se incluya la señal.

S‐1b. Indica el principio de una carretera multicarril y, por tanto, el lugar a partir del cual se aplican las reglas especiales de circulación en este tipo de vía. Esta señal puede indicar el ramal de un nudo que conduce a una carretera multicarril.

S‐1c. Indica el principio de una carretera 2+1, es decir, aquella que consta de tres carriles de circulación y permite la circulación en ambos sentidos. El carril central se destina a facilitar la maniobra de adelantamiento, estando reservado de manera alterna a uno y otro sentido de circulación. Esta señal pude indicar también el ramal de un nudo que conduce a una carretera 2+1.

R‐422. Obligación para los usuarios de ciclos de continuar a pie. Si dicha obligación se limita a ciertos periodos, se indicará mediante un panel complementario.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Sergio Amadoz

Periodista especializado en seguridad vial. Editor y redactor de El Motor desde 2016. Empezó a escribir de fútbol en 1998 en Diario 16 y ha trabajado en varios proyectos de Prisa Media desde 2000. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra, es autor de ‘Aquí no se rinde ni Dios’ (2020).

Más Información

El puente en el que la Guardia Civil no pondrá multas de tráfico
control guardia civil

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no