A estas alturas pocas son las marcas que se han resistido a la moda SUV y, entre ellas, la mayoría está trabajando en su propio modelo. Las marcas de lujo fueron las últimas en abrirse a esta tendencia, pero han acabado cayendo y lanzamientos como el Jaguar F-Pace o el Bentley Bentayga han demostrado que a nivel de ventas es el camino correcto a seguir. Aston Martin es una de las más rezagadas, pero ya ha confirmado que su primer SUV llegará en 2021.

El modelo estará inspirado en el prototipo Vision Concept que el fabricante mostró durante el pasado Salón del Automóvil de Ginebra 2018. Evolucionará su diseño hacia unas proporciones más realistas y cercanas a lo que es un modelo de producción, pero mantendrá el corte dinámico y el ADN deportivo propio de la casa.

Lo más llamativo, no obstante, es que el estreno SUV de Aston Martin será dentro de la submarca de eléctricos Lagonda, lo que implica que será un vehículo 100% a pilas. Si bien no será una novedad total en el sector (Audi pondrá a la venta este mismo año su e-tron), sí será el primer todocamino de lujo del mercado con cero emisiones.

Andy Palmer, director ejecutivo de la compañía, afirma que “el Lagonda será el primero de su especie: un espacioso 4×4 de alto rendimiento que reconcilia con éxito el amor por la tecnología, el lujo y el estilo”.

Las declaraciones de Marek Reichman, director creativo de Aston Martin, apuntan en una dirección similar: “Lagonda es una marca de lujo, pero también enraizada en la tecnología. Se conducirá como ningún otro SUV, por lo que su imagen tiene que reflejar esa nueva realidad y servir como un pionero que demuestre que hay un futuro en el que los automóviles de prestigio todavía tienen lugar”.