Opinión

Vacunas para el automóvil en España

El Plan de ayudas Moves III tiene vocación de continuidad y podría garantizar además la adjudicación de nuevos modelos a las plantas nacionales.

Vacunas para el automóvil en España

El Moves III tiene una dotación de 400 millones de euros ampliables a 800.

No será la panacea que resuelva la caída de ventas del mercado español, que tiene raíces más profundas y variadas, desde la incertidumbre política y social ante el futuro y el temor a la pérdida del empleo hasta la pregunta tecnológica del millón: ¿Qué coche me compro que no se quede obsoleto en unos años?

Pero la aprobación del Plan Moves III, con un volumen de ayudas por fin significativo, 400 millones de euros ampliables a 800 el primer año, es una buena vacuna para asegurar la salud del sector del automóvil en España.

Es cierto que no ataca el problema clave de la renovación del parque, porque no incluye fondos para el cambio de modelos de combustión antiguos por otros actuales. Y son los que se pueden permitir las clases populares que se mueven a diario en coches viejos con mecánicas y equipos de seguridad superados.

Pero a corto plazo el Moves III supondrá un fuerte empujón a la descarbonización de la movilidad en España. Y, aparte de impulsar la demanda de los modelos de baterías acercando su coste al de los de combustión, debería ayudar a recuperar el retraso frente a los países europeos más avanzados en la electrificación del automóvil. Así lo reconoce ya la primera valoración de ANFAC, la asociación nacional de fabricantes, en boca de su presidente, José Vicente de los Mozos: “Las ventas de vehículos electrificados crecerán un 75% este año, hasta las 70.000 unidades en un mercado a la baja”.

Sin embargo, hay otras aportaciones del Moves III quizás más importantes que no están tan a la vista. La primera es que supone un golpe de efecto ante los cuarteles generales de las marcas con fábricas en España, un mensaje de amigabilidad necesario tras la falta de tacto de algunos políticos, nacionales y regionales.

La segunda y más decisiva es que coincide en el tiempo con la toma de decisiones para adjudicar los modelos que se fabricarán entre 2025 y 2030, todos electrificados. Y este plan refuerza los argumentos y la competitividad de nuestras plantas para llevarse los premios y asegurar miles de puestos de trabajo, muy necesarios en el futuro.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no